Nueva oferta para los futuros universitarios valencianos

Las carreras que se estrenan en septiembre versarán sobre el ámbito de la seguridad, el análisis masivo de datos económicos y el desarrollo de las tecnologías digitales

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

La oferta universitaria volverá a crecer el curso que viene, aunque de manera comedida. Están confirmados media docena de grados nuevos que se suman a los cerca de 200 ya consolidados. A todos podrán optar los miles de estudiantes que superen la Selectividad, que llegará entre los días 4 y 6 de junio en su convocatoria ordinaria. Además, hay varios títulos rodeados de incertidumbre al estar a la espera de algún trámite administrativo.

En la Universitat de València, la novedad es el grado en Inteligencia y Analítica de Negocios (BIA), carrera inédita en la Comunitat que aplica la gestión masiva y tecnológica de datos al mundo de la empresa. Hasta ahora, lo más parecido son los títulos de Ciencia de Datos (en la UV y en la UPV), aunque en este caso se pretende dotar al alumno de capacidad para tratar grandes cantidades de información para extraer conclusiones y tomar decisiones desde una perspectiva empresarial.

En la Universitat Politècnica estrenarán dos carreras. Tecnología Digital y Multimedia abarcará todo lo relacionado con los procesos que afectan a un contenido digital, como la creación o la distribución. Las salidas profesionales, explican desde la institución, van desde la «planificación, despliegue y gestión de redes hasta la creación de plataformas de streaming», sin olvidar el diseño de aplicaciones, el impulso del Internet de las Cosas (conectividad a la red de objetos cotidianos), el sector del entretenimiento o el comercio electrónico.

El otro título de la UPV será el doble grado en Ingeniería Forestal y del Medio Natural y Ciencias Ambientales, combinación de dos carreras ya existentes. Habrá dos itinerarios en función del centro en el que se inicien los estudios (Escuela de Ingeniería Agronómica y Medio Natural o Escuela Politécnica de Gandia) y contará con 30 plazas.

La Universidad de Alicante sigue a la espera de que el Consell decida sobre Medicina

Respecto a la red privada, la Universidad CEU Cardenal Herrera pondrá en marcha la carrera de Seguridad Pública y Privada, lo que supondrá implantar una oferta nueva en la provincia de Valencia, pues actualmente sólo se imparte en la Miguel Hernández de Elche. Permite formarse en un sector al alza como el de la seguridad privada (se puede homologar incluso con la acreditación para ejercer como director de seguridad), orienta sobre la creación de una empresa y la colaboración con las administraciones y capacita para afrontar los procesos selectivos para el ingreso en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, con el añadido, en cuanto a méritos, de disponer de un título universitario.

El resto de novedades que ya están claras también provienen del sector académico privado. La Universidad Europea de Valencia abrirá el grado en Marketing, muy vinculado a las últimas tecnologías sobre esta disciplina, y el de Turismo y Gestión del Ocio (Tourism and Leisure Management). La formación será en inglés y se basa en la gestión y dirección de proyectos en los dos sectores económicos citados.

Además de los nuevos títulos hay algunas incertidumbres, en el sentido de que las universidades están a la espera de que la Aneca (agencia estatal que verifica la adecuación de los planes de estudio) o la administración autonómica den su visto bueno antes de ponerlos en marcha. Algunos podrían activarse ya en septiembre si la decisión llega pronto, mientras que para otros no habrá más remedio que esperar. Entre los primeros están Medicina en Alicante -la única novedad en cuanto a grados de la universidad que dirige Manuel Palomar y que sólo necesita el visto bueno del Consell- y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Cardenal Herrera, que lo implantaría en Castellón. El primero ha generado polémica ante el rechazo del resto de facultades y del sector profesional, que lleva años reclamando una reducción de las plazas de ingreso, y el segundo fue frenado en Educación al requerirse más documentación al centro. También la Jaume I quiere activarlo, aunque todavía depende de la Aneca.

En cuanto a la Universidad Católica de Valencia, no habrá nuevas carreras, pues una de sus grandes apuestas, el grado de Ciencias del Desarrollo, Paz y Cooperación Internacional, sigue a la espera del pronunciamiento de la agencia estatal, por lo que se descarta su puesta en marcha el próximo mes de septiembre.

Los estudiantes saben que antes de elegir carrera está la prueba de fuego que suponen las PAU, más conocidas como Selectividad. Haciendo una aproximación a las cifras de años anteriores, se presentarán más de 18.000 estudiantes provenientes de Bachillerato, la vía de acceso a la formación superior más habitual. Partiendo de los datos de la última convocatoria de junio (especialmente buena en resultados), el 97,7% de ellos la aprobarán, con una calificación media en la fase obligatoria de 6,56 sobre diez y una nota de acceso (incluyendo también el expediente de Bachillerato) de 7,2.

Las PAU incluirán algunas novedades. Por ejemplo, se restringe ligeramente la exención del examen de Valenciano y en la fase obligatoria la prueba sobre lengua extranjera tendrá que ser sobre la cursada como asignatura troncal. En cursos anteriores se permitía elegir, por ejemplo Francés en lugar de Inglés.

En cuanto a información de servicios para los que opten a las universidades públicas, no se prevén cambios en las tasas de matrícula. Aunque no se ha publicado el decreto que las regula, que suele llegar en verano, desde la conselleria no se ha anunciado ninguna reducción adicional a las aplicadas en los dos últimos cursos, por lo que se puede concluir que salvo sorpresa, el primer año de las carreras que elijan los nuevos universitarios costarán entre 1.269 (como Medicina) y 831 euros (Derecho). La diferencia se debe al nivel de experimentalidad del crédito, que es más caro en los títulos donde el coste del puesto escolar (por instalaciones, material técnico o docencia) es más elevado.

La Universidad y el CEU ofertarán un grado nuevo y la UPV y la Europea dos

Respecto al acceso, en las universidades públicas regirán las notas de corte, que como siempre son especialmente altas en Medicina, a la que le suele seguir Ingeniería Aeroespacial o Ciencias Biomédicas. La información, disponible en la web de Educación, hay que tomarla con cautela, pues el parámetro se refiere a años anteriores y es posible que varíe algo en función de la demanda y las plazas de nuevo ingreso. En cuanto a las privadas el sistema es diferente, si bien hay bastantes casos en que también se aplican requisitos académicos o valoraciones previas.

Medicina, Enfermería y las carreras vinculadas con el Magisterio han copado, en ejercicios anteriores, el ranking de los grados más solicitados. Y algo parecido ha sucedido con las que más plazas vacantes acumulan: suelen ser títulos muy específicos del área de Humanidades o que tienen alguna vinculación con el sector de la construcción.

Por último, para los que valoren la empleabilidad respecto a la vocación, los estudios más recientes (de 2016) se limitan analizar los diferentes ámbitos de estudio. Ciencias de la Salud presentaba la tasa de paro más baja (5%), diez puntos menos que Artes y Humanidades. La misma tendencia seguía el salario bruto mensual medio.

Inma Valencia, de 18 años, en su casa.
Inma Valencia, de 18 años, en su casa. / Alicia Talavera

Inma Valencia | Colegio La Purísima de Alzira «Me gusta el ámbito de la salud, pero aún no me he decidido»

Inma representa a los miles de estudiantes que todavía dudan qué estudiar. «Aún no lo tengo decidido exactamente pero me gustaría cursar alguna carrera del ámbito de la salud. Realmente escogí esta opción un poco por descarte, ya que tengo más claro lo que nunca estudiaría que lo que sí», explica. Sobre la proximidad de la Selectividad, a principios de curso le asustaba, «pero a medida que ha ido transcurriendo me preocupan más los exámenes del colegio y terminar Bachillerato con buena nota». «Al final, como he escuchado decir a algunos exalumnos, la Selectividad es un examen más al que te has ido acostumbrando con el paso del curso», dice. Para afrontarla, añade, sigue con su rutina de estudio habitual: ejercicios, preparar apuntes con antelación e hincar codos de cara a los exámenes, sin descuidar el ocio, el tiempo libre y el deporte «para despejar la mente». Como sus compañeros, aprovecha para agradecer la dedicación de sus profesores y el apoyo «constante» de su familia.

«La Selectividad es una prueba más a la que te vas acostumbrando con el paso del curso»

Durante la etapa universitaria espera «mejorar el nivel de inglés y sacarse los títulos oficiales», además de aprender todo lo que pueda mediante charlas, conferencias y cursos extra: «Los orientadores nos han insistido en que no sólo el título es importante, sino todo lo que puedas aprender durante estos años».

Adrián Ortiz, de 17 años y residente en Chiva.
Adrián Ortiz, de 17 años y residente en Chiva. / LP

Adrián Ortiz | IES Marjana de Chiva «Quiero mejorar la expresión oral y los idiomas»

Adrián afronta los últimos coletazos de 2º de Bachillerato para presentarse en junio a la Selectividad. Tiene claro qué quiere estudiar -Ciencias de la Actividad Física y el Deporte- y de qué le gustaría trabajar: profesor de Educación Física. Este mismo curso su instituto organizó visitas a diferentes universidades dentro del programa de orientación, y acudió a la Universitat de València: «Me sirvió para darme cuenta de que es donde quiero hacer la carrera por lo que ofrece, por las instalaciones y por la organización de los estudios».

En cuanto a la Selectividad, de momento no siente nervios -«me quiero centrar primero en terminar bien Bachillerato, después vendrá el siguiente objetivo»- aunque reconoce que a medida que se acerquen las fechas aflorarán.

Tiene claro qué quiere estudiar: Ciencias de la Actividad Física en la Universitat de València

Sobre su paso por la universidad, confía en sumar destrezas más allá de lo académico. «Me gustaría mejorar la expresión oral, necesaria para ser profesor, el inglés y aprender italiano. Quiero ir de Erasmus a Italia», dice. También prevé sacarse el título de entrenador de fútbol como opción laboral.

Pilar Taberner, de 18 años y vecina de Valencia.
Pilar Taberner, de 18 años y vecina de Valencia. / Damián Torres

Pilar Tberner | IES Barri del Carme de Valencia «Siempre me ha atraído el sector de la justicia y el mundo de la investigación»

Su opción pasa por cursar el doble Grado de Derecho y Criminología en la Universitat de València. «Desde siempre me ha gustado el mundo de la investigación y el ámbito judicial, ser juez, fiscal o abogada, y estos estudios están orientados a lo que quería. Todavía no tengo claro en qué me gustaría trabajar, porque en realidad todas las salidas del doble grado me gustan», señala esta joven de Valencia. De hecho no descarta hacer carrera en los cuerpos policiales o en el ámbito de la seguridad privada.

Añade además que esta vocación 'jurídica' le llegó cuando empezó los estudios de ESO. Incluso ha llegado a pensar en la posibilidad de ejercer la profesión de forense.

«Me gustan todas las salidas del doble grado de Derecho y Criminología»

Cuando se le pregunta qué espera de su paso por la universidad más allá de la capacitación para ejercer una profesión, destaca varias ideas: «Hacer buenos amigos, pasármelo bien y sin duda aprender. Quiero perfeccionar el inglés, conocer otros idiomas, desarrollar la capacidad de hablar en público y en definitiva tener una formación global para poder afrontar, en el futuro, cualquier cosa», sentencia, después de destacar que también le gustaría hacer un Erasmus para conocer otro país.

Más sobre el sistema universitario valenciano