Hundimiento de nichos en Dénia

Una veintena de cadáveres momificados, enfundados e identificados han caído en el suelo del antiguo osario del cementerio de Dénia. Los cuerpos se han precipitado al suelo tras desprenderse el falso techo del habitáculo situado en la parte más vieja del camposanto. El vigilante del cementerio ha sido quien se ha topado de bruces con esta dantesca imagen. De inmediato, ha alertado de lo ocurrido al concejal responsable del área, Pepe Doménech, quien se ha personado rápidamente en el lugar. Una vez allí y tras la inspección ocular han decidido trasladar los cadáveres al nuevo osario. El edil confirmó que las lluvias eran la causa del desplome del falso techo. Por el momento, se han tapado los cuerpos «porque están en una zona de paso de mucha gente». Ahora se irán trasladando al nuevo osario.