Un perro suelto en plena autovía en Valencia obliga a actuar a la Guardia Civil

El animal suelto en la V-30 causa una pequeña retención y es protegido por una patrulla y dos grúas de asistencia en carretera

P. H.Valencia

Un perro ha causado este lunes una pequeña retención en la V-30 en Valencia al andar suelto por la calzada, a la altura de la salida hacia Castellar-Oliveral y la avenida Ausiàs March de Valencia, en el sentido de circulación hacia el puerto. Una patrulla de la Guardia Civil ha 'escoltado' al can para evitar una accidente, muy cerca del enlace con la autovía V-31 (pista de Silla).

El animal iba andando por el carril de la izquierda por el lado de la autovía (o 'de circulación lenta'), cuando varios vehículos han tenido que deternerse para evitar el atropello o un accidente. El primer vehículo en 'socorrer' al perro ha sido una grúa de asistencia en carretera que acababa de recoger un vehículo averiado a la altura de la salida de Vara de Quart-Picanya-Torrent.

Otra grúa de asistencia se ha sumado a la acción solidaria de ayuda, tras haber rescatado a otro vehículo averiado en el km 6 de la V-30 entre las salidas de Vara de Quart y de San Vicente-Catarroja.

Las sirenas de las dos grúas han servido de guía a una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico que se encontraba en la zona, después de intervenir en labores de seguridad en la circulación tras la avería de un vehículo en plena autovía.

Los agentes han intentado atrapar al perro o hacer que saliera de la autovía, pero el animal ha salido huyendo por el arcén de la autovía, en sentido hacia el puerto. La patrulla de la Benemérita ha encendido su sirena para señalizar la situación. El perro más asustado, ha acelerado su marcha por la autovía V-30.

En la DGT no están contentos: las rayas verdes y los radares en cascada son sólo el principio