El Gobierno achaca el incremento de muertes al deterioro de las carreteras

Colas de vehículos en la entrada a Valencia por la avenida del Cid, ayer por la tarde. / manuel molines
Colas de vehículos en la entrada a Valencia por la avenida del Cid, ayer por la tarde. / manuel molines

La Comunitat ya acumula 127 víctimas mortales, la peor cifra de los últimos siete años en las vías interurbanas

J. A. MARRAHÍ VALENCIA.

«Las cifras de accidentes año mejoraron el año pasado, pero no lo suficiente. Son engañosas, pues a fecha del martes están empeorando en el conjunto de España y también en la Comunitat». Así lo admitió ayer el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, tras presidir la Comisión de Tráfico y Seguridad Vial de la Comunitat, un encuentro periódico en el que autoridades y expertos analizan la evolución de los siniestros.

Tras sus palabras se esconden unas preocupantes estadísticas: a falta de menos de un mes para que acabe el año, los datos provisionales de la DGT revelan que durante 2018 ya han perdido la vida 127 personas en las carreteras de la región. Es el peor dato de los últimos siete años y hay que remontarse a 2011 para lamentar un número tan elevado de desgracias en el asfalto valenciano: 144 fallecidos.

Entre los factores para explicar este incremento, Fulgencio se refirió al «deterioro paulatino del trazado viario», es decir, el mal estado de las carreteras. Aludió también a «la vuelta al coche particular con el fin de la recesión económica» y destacó especialmente el problema de las distracciones al volante.

Como publicó LAS PROVINCIAS a principios de mes, las carreteras españolas arrastran un déficit en conservación y mantenimiento de 7.000 millones, a tenor del último informe de la Asociación Española de la Carretera (AEC). En el caso de la Comunitat, la cifra se sitúa en 625 millones en la última década, según cálculos de la Cámara de Contratistas. La entidad también denuncia que las carreteras valencianas reciben la mitad del dinero que precisan para esta partida.

El secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, apuntaba la cantidad de 2.000 millones de déficit desde 2013 y añadía otra: 1.200 millones. La cantidad que cada año debería destinarse a la conservación de la red viaria española, casi 400 millones más que la asignación actual que recogen los presupuestos.

La clave ahora es saber qué ficha movera el Gobierno ante el repunte de muertes en la región. Según esbozó Fulgencio, la estrategia pasa por «incrementar las advertencias de la DGT y un endurecimiento de la política de sanciones» para perseguir esas fatídicas distracciones.

La perdida de atención fue el principal factor concurrente en los accidentes mortales de nuestra región durante el año pasado. Afecta a uno de cada tres, por encima del exceso de velocidad, el cansancio o el consumo de alcohol y drogas. De los 176 personas que perecieron en 2017 en siniestros, 63 murieron en calles de pueblos y ciudades y 113, en las carreteras. Sin embargo, está aumentando el número muertos en casco urbano mientras desciende la cifra de víctimas mortales en carretera.

Si ponemos el foco en accidentes con víctimas, sea mortal o sólo con lesiones, las ciudades y municipios son los entornos más peligrosos. En concreto, y así se puso de relieve en la comisión, en el año pasado hubo algo más de 8.000 accidentes con víctimas en la región. De ellos, casi 4.600 se produjeron en vía urbana y más de 3.400 en las carreteras.

Pese al deterioro de nuestras vías, hay inversiones puntuales. Por ejemplo, la Generalitat ha destinado 250.000 euros a la obras de mejora de la carretera CV- 610 en la travesía de Lluxent. Se trata de unas actuaciones que suponen «optimizar la accesibilidad universal, al tiempo que se mejora la seguridad tanto para vehículos como para peatones en la travesía del municipio». Así lo expuso ayer el director general de Obras Públicas, Transporte y Movilidad, Carlos Domingo, que visitó las obras. Finalizarán dentro de dos meses y pretenden paliar los «problemas de circulación y molestias que sufren los vecinos».

 

Fotos

Vídeos