El nuevo plan de Cercanías incluye la ejecución del tren de la costa hasta Oliva

Íñigo de la Serna, durante su intervención. /Efe
Íñigo de la Serna, durante su intervención. / Efe

Fomento invertirá 1.436 millones en desarrollar reivindicaciones históricas como duplicar y electrificar la C-3y modernizar la red

Isabel Domingo
ISABEL DOMINGOValencia

‘El Gordo’ de Navidad se anticipó ayer en la Comunitat y llegó en formato de nuevo plan de Cercanías con una inversión de 1.436,55 millones repartidos en obras de infraestructura, mejora de estaciones y de servicios y compra de material rodante. Una cantidad a la que, además, habría que sumar los 3.437,8 millones que el Ministerio de Fomento destinará a otras actuaciones ferroviarias en el territorio valenciano.

Fue el anuncio que trajo el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en su visita número 15 a la Comunitat como titular de este departamento, según desveló él mismo durante la presentación del documento que sustituye al firmado en 2010 y del que apenas se había ejecutado un 1% de los 3.400 millones que tenía que aportar el Gobierno central. En esta ocasión, según De la Serna, se ha optado por no firmar un convenio y por no crear «una falsa realidad sobre los plazos», por lo que las actuaciones se han planificado para el periodo 2017-2025.

«Es un plan evaluable y realista, con planteamientos que podemos abordar y con una fiscalización por parte de los gobiernos», indicó en referencia a la comisión de seguimiento que se creará para supervisar los trabajos «y revisar los compromisos», en la que estarán las dos administraciones y que se reunirá cada seis meses.

Entre ese «firme compromiso del Gobierno con la Comunitat» figuran, en materia de Cercanías, las principales reivindicaciones -algunas históricas- sobre la red ferroviaria. Entre ellas, y como principal novedad, la incorporación de la primera fase del tren de la costa, es decir, la duplicación de la vía entre Cullera y Gandia (actualmente hay 26 kilómetros de vía única), de la que se beneficiarán unos 7.000 viajeros diarios, y la prolongación de la conexión férrea hasta Oliva.

Inversión de 265 millones

La inversión aproximada para estas dos actuaciones será de 265 millones y su inclusión supone un paso importante para el desarrollo de la conexión por litoral entre Valencia y Alicante dado que, en principio, Fomento sólo había contemplado el desdoblamiento de la línea hasta Gandia. Así lo había anunciado De la Serna durante su reunión con la Generalitat, Ximo Puig, en octubre, cuando fijó en 800 millones el coste del nuevo plan de Cercanías, que finalmente ha ascendido hasta los cerca de 1.500 millones tras las negociaciones con el Consell.

Más información sobre infraestructuras

De ahí que los municipios de la Marina y la Safor saliesen a la calle el pasado sábado para reclamar que la prolongación hasta Oliva formara parte del documento de trabajo de Fomento o que ayer mismo un grupo de personas de este municipio acudiera a protestar a las puertas del edificio de Adif en la Fuente de San Luis.

La primera fase del tren de la costa, que quedará englobada en la línea C-1 de Cercanías, también llevará aparejada la supresión de dos pasos a nivel (en toda la línea serán un total de 12) o el aumento de frecuencias de trenes, con un ahorro de 15 minutos en los tiempos de viaje actuales.

Para algunos de los alcaldes de la Safor y la Marina la noticia «es bienvenida» porque supone acabar «con el aislamiento ferroviario», señaló la primera edil de Gandia, Diana Morant. Mientras, el alcalde de Oliva, David González, comentó que se trata de «una alegría contenida pero que nos incluyan en este plan es el primer paso para lograr esta infraestructura».

Por su parte, el alcalde de Dénia, Vicent Grimalt, aseguró que la inclusión del tramo Gandia-Oliva supone un paso importante y destacó que «cuanto antes llegue a Oliva, menos tardará llegar a Dénia», ya que el tren de la costa contempla la conexión hasta Alicante.

Para el presidente del Consell, Ximo Puig, la ejecución de todas estas inversiones supondrá que «se revertirá en gran parte el déficit inversor en la Comunitat». Detalló que la alianza entre la Generalitat y los ayuntamientos ha hecho posible que se atienda el 80% de las reivindicaciones en Cercanías.

45 actuaciones

Así, la conexión por el litoral se enmarca dentro de las 45 actuaciones en infraestructuras que ejecutarán Adif y Renfe por importe de 1.081,82 millones, cantidad a la que hay que sumar las mejoras en servicios y en estaciones o la renovación de material rodante (338 millones).

La mayoría (40) se desarrollarán en el periodo 2017-2022 mientras que el resto (5) se prolongarán hasta 2025 al necesitar un informe de evaluación ambiental. Es el caso, por ejemplo, del tramo Gandia-Oliva, donde el ministerio remitió el expediente el pasado agosto a Medio Ambiente y aún estarían por redactar los proyectos constructivos.

El nuevo plan de Cercanías también incluye otras reivindicaciones ferroviarias de la Comunitat, como la renovación de vía entre Xàtiva y L’Alcúdia y entre Silla y la Pobla Llarga (ambas de la C-2) o las peticiones de modernización de la C-3. Esto es: el desdoblamiento de la vía entre Valencia y Buñol (210,54 millones), la electrificación hasta Utiel (94,41 millones), la adaptación de andenes o la supresión de pasos a nivel.

Menos tiempo de viaje

Aquí habrá una reducción de hasta 35 minutos en los tiempos de viaje aunque, como detalló el ministro, «18 estarán condicionados a la ejecución del túnel pasante». No obstante, la eliminación de limitaciones temporales de velocidad que ya hay en marcha permitirá recortar en once minutos el trayecto.

La renovación de traviesas y carril entre Sagunto y Caudiel (C-5) o la sustitución de desvíos y enclavamientos electrónicos entre Valencia y Castellón (C-6) son otras de las actuaciones previstas. En el caso de Alicante figuran la conexión con el aeropuerto de El Altet y con la estación de alta velocidad de Elche.

Además, Fomento prolongará los servicios de Cercanías hasta Vinaròs (ocho nuevos trenes por sentido) y hasta Villena (cinco servicios por sentido), donde se establecerán tarifas de Cercanías a pesar de ser un Media Distancia, ya que Fomento las ha declarado como líneas de obligación de servicio público.

En este punto, De la Serna recordó que el grado de aprovechamiento del tren en Valencia es del 31%, es decir, «de cada diez plazas sólo tres están ocupadas y siete, vacías». Según el ministro, Cercanías Valencia tiene «líneas enormemente deficitarias, ya que los ingresos no alcanzan el 48%», por lo que es el Gobierno quien asume el déficit y paga el 65% del precio real del billete.

 

Fotos

Vídeos