La Fiscalía pide prisión para el profesor acusado de celebrar la muerte de Víctor Barrio

Vicent Belenguer. / i. marsilla
Vicent Belenguer. / i. marsilla

El vecino de Paterna se enfrenta a tres años de cárcel por incitación al odio y a la multa que le exige la familia del torero por injurias en Facebook

J. A. MARRAHÍ VALENCIA.

«Me alegro mucho de su muerte. Lo único que lamento es que de la misma cornada no hayan muerto los hijos de puta que lo engendraron y toda su parentela». Es sólo un extracto del comentario colgado hace dos años en Facebook que ahora enfrenta al maestro de Paterna Vicent Belenguer a una pena de prisión y a una cuantiosa multa. Apareció publicado en su perfil de la red social tras la trágica muerte del torero segoviano Víctor Barrio por una cogida en julio de 2016. Ya finalizada la instrucción del caso, el sospechoso será juzgado en Segovia porque fue allí donde denunció la familia. La Fiscalía pide para él tres años de cárcel por incitación al odio y los allegados de la víctima, que se le condene por injurias.

Según fuentes jurídicas, el Ministerio Público pide, además de la pena de cárcel, 30.000 euros de multa. En el procedimiento por incitación al odio, la familia de Barrio se adhiere a la petición del fiscal con la misma exigencia.

El procedimiento de las injurias es diferente. En este caso no interviene la Fiscalía al ser un tipo de delito en el que sólo puede ejercer acciones legales la parte afectada, en este caso los parientes del torero. Demandan a la Justicia una pena de multa y la publicación de la sentencia condenatoria, si llegara a producirse, por los mismos medios con los que se publicaron los comentarios, en su perfil de la red social.

¿Una cuenta 'hackeada'?

Tras iniciarse la investigación policial, el acusado presentó una denuncia en la que aseguraba que él no era autor de las terribles frases y que todo debía obedecer a un supuesto 'hackeo' o intrusión informática en su red. Pero el juez de Sepúlveda aprecia indicios de delito al ordenar que se abra juicio y no se ha probado, de momento, la existencia de esa aludida usurpación de su espacio social en internet.

En octubre de 2016, la familia de Barrio ya intentó lograr el arrepentimiento de Belenguer a través de un acto de conciliación en Paterna. Sus requisitos fueron dos: una indemnización de 30.000 euros y una rectificación pública de las afirmaciones. Pero el intento en vano. El vecino de Paterna se negó a pedir perdón.