El ferry de Dénia se resquebraja bajo las aguas del puerto por el temporal

DÉNIA El ferry se escora hacia la proa debido al fuerte oleaje en la costa. / Foto y vídeo: Tvdénia

Baleària espera tras este episodio que Capitanía Marítima de Alicante dé una respuesta rápida a la segunda fase del plan para desmontar el barco

R. GONZÁLEZDÉNIA.

El fuerte oleaje está haciendo estragos en el ferry encallado en Dénia. Los envites del mar provocan que el barco golpee contra las rocas y las piedras de la escollera, lo que ha hecho que se resquebraje bajo las aguas y se desprendan algunas partes.

Entre el jueves por la tarde y anoche el buque se hundió un poco más de lo que ya estaba, cerca de un metro, y además, perdió una parte de la popa. A pesar de ello, desde la naviera Baleària recalcaron que «está sujeto» porque se encuentra «muy enganchado» en la escollera y en la roca. No obstante, la compañía admitió que debido a las sacudidas de las olas se habían roto algunas piezas de la embarcación. Aunque recordó que a su alrededor se desplegó tiempo atrás una barrera de protección.

En cuanto al estado del buque y cuándo se va a desmontar, la naviera reiteró que la evaluación de daños no se podrá efectuar hasta que no pase la gota fría, ya que con la climatología actual nada se puede hacer. Asimismo, la compañía hizo hincapié en que espera que una vez se deje atrás el temporal haya una rápida respuesta de Capitanía Marítima de Alicante sobre la segunda fase del proyecto de «remoción» del 'Pinar del Río', para proceder a desmontar las piezas más grandes. De esta forma se podrá retirar la escollera norte.

Las playas se llenan de posidonia y Xàbia cierra el puente de Triana ante la posible crecida del río

El temporal también dejó huella en el litoral de la Marina Alta. Las playas de Dénia se llenaron de posidonia y en Xàbia se cerró el puente de Triana, en la desembocadura del río Gorgos.

La Marineta Cassiana mostraba a lo largo de toda la orilla una amplia franja de algas, que en algunos puntos rozaba el muro del paseo. También en la zona de l'Almadrava se acumuló una importante cantidad de posidonia. A su lado, la desembocadura del Girona presentaba un estrecho cordón de cañas en el lado del cauce que pertenece a Els Poblets.

Además, el mar se tragó en Dénia la playa de Blay Beach y buena parte de Les Deveses, donde las olas batían sobre el muro.

En el caso de Xàbia, el dique de contención levantado en la playa del Arenal está cumpliendo su cometido. Y en cuanto al puente de Triana, se cerró de forma preventiva hasta que finalice la alerta roja ante una posible crecida del río.

Más