Los farmacéuticos alertan del consumo sin control de opioides

D. G.

valencia. La Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (SEFAP) alertó ayer en Valencia sobre el incremento del consumo de opioides como «piedra angular» del tratamiento del dolor, «muchas veces fuera de indicación y sin el seguimiento necesario». Éste es uno de los temas que se está abordando en el XXIII Congreso Nacional de SEFAP, que reúne estos días en el Palau de la Música a más de 350 farmacéuticos de Atención Primaria, entre ellos José Manuel Paredero, del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, quien señaló que «lo más preocupante» en relación a los opioides es que «la mayoría de pacientes hoy en día los usan para hacer frente al dolor crónico no oncológico, un uso para el que la eficacia de los opioides es muy cuestionada».

Por su parte, la doctora Ana Henche, responsable de la unidad de conductas adictivas de Toledo, manifestó que «los opioides no se deben utilizar de entrada porque no están indicados para ningún tipo de dolor como primera línea de tratamiento», y solo en caso de dolores moderados o severos. «Ahora, el tramadol se utiliza para todo», y «donde antes se pautaban ibuprofeno o paracetamol ahora se receta muchas veces el tramadol», un opiáceo que «sobre todo en dolor crónico no oncológico se utiliza en dosis muy altas y durante mucho tiempo, con lo cual el potencial adictivo es importante», añadió.

La inauguración del congreso estuvo presidida por la consellera de Sanidad, Ana Barceló, quien recordó que «la sostenibilidad, la racionalidad y la colaboración son ejes fundamentales de la gestión sanitaria, y lo serán más si cabe en el futuro, ya que se prevé que el porcentaje de población mayor de 65 años llegará al 38,7% en 2064».