Familias de acogida denuncian falta de asistencia a los padres biológicos

Una familia de acogida, en una imagen de archivo. / Jesús Signes
Una familia de acogida, en una imagen de archivo. / Jesús Signes

Más del 80% de los acogimientos de menores tutelados son permanentes por la difícil situación de los progenitores

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

Las familias de acogida están preocupadas. Creen que las administraciones autonómica y locales no están haciendo lo suficiente para evitar que la Generalitat se vea obligada a asumir la tutela de menores valencianos. Y se basan en los datos: más del 80% de las acogidas en familias de niños y adolescentes tutelados son permanentes por las insuficientes intervenciones previas con los padres biológicos.

En concreto, según los datos facilitados por la asociación Acollint, de los 2.717 menores tutelados de la Comunitat que vivían con familias de acogida al cierre de 2017, el 83,18% (2.260) estaban bajo el régimen de acogida permanente, mientras que los 457 restantes (el 16,82%) son temporales.

Para las familias, este alto grado de resoluciones de acogida permanente indica que la situación de los padres biológicos es tan grave que los técnicos ven difícil que puedan recuperar la custodia de sus hijos, de ahí que no se establezca un plazo concreto para que estas familias traten de mejorar las condiciones que les han llevado a perder la custodia de sus hijos.

Por su parte, las acogidas temporales se dan cuando los padres se comprometen, en un plazo determinado, a cambiar su situación. Por ejemplo, en casos de drogadicción, la familia biológica se compromete a acudir durante un determinado espacio de tiempo a un centro especializado en la desintoxicación. En cualquier caso, tanto en las acogidas permanentes como temporales, los progenitores podrían recuperar la tutela de sus hijos pero, especialmente en las primeras, los menores cumplen los 18 años sin que esto suceda.

El protocolo sanitario, en el limbo, y el educativo, deficiente

El pleno de Les Corts aprobó el 19 de abril que el Consell elabore protocolos educativos y sanitarios tanto para los menores tutelados por la Generalitat en centros o en familias acogedoras como para los menores vulnerables que hayan salido de la tutela. Tres meses después, el protocolo sanitario no se ha hecho (Sanidad apunta a que lo tiene que hacer Igualdad y Políticas Inclusivas y el departamento de Mónica Oltra que es responsabilidad del de Ana Barceló). El educativo, según lamentan las familias, es demasiado genérico puesto que, en la práctica, van a ser las propias familias de acogida las que van a tener que seguir asesorando a los profesores. Aseguran que está más enfocado para niños inmigrantes que para nacidos en España, independientemente de que sus padres sean extranjeros, y acogidos por familias valencianas.

Ante esta situación, las familias de acogida echan en falta más trabajo de la Administración tanto de forma preventiva -para evitar que les tengan que retirar la tutela a los padres- como posteriormente, para que los padres biológicos cambien su situación y puedan obtener de nuevo la custodia. En esta línea, también reclaman más facilidades para conocer y tener contacto con la familia biológica de los menores.

Por su parte, desde la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas explicaron que el trabajo con la familia biológica se hace exclusivamente desde los servicios sociales municipales en aquellos casos en los que la Generalitat no ha asumido la tutela, pero siempre desde el municipio si se ha detectado una situación de riesgo para los niños. Cuando la tutela es asumida por el Consell el trabajo es conjunto entre ayuntamientos y servicios autonómicos ya sea a través de los técnicos de la dirección general o la territorial que hacen seguimiento de los acogimientos o bien de los profesionales que trabajan con las personas menores de edad que están en centros.

Por otra parte, las familias han detectado a personas que se interesan por el acogimiento, pero de menores de tres años y que sea de forma permanente, algo que es una especie de adopción encubierta, que se debe a los elevados plazos para poder adoptar.

 

Fotos

Vídeos