La desesperada lucha contra el fuego en el incendio de Beneixama

Imagen de una vivienda con la zona arrasada por el fuego atrás. /Jesús Signes
Imagen de una vivienda con la zona arrasada por el fuego atrás. / Jesús Signes

Una decena de vecinos y un guardia civil del Seprona de Ibi lograron sofocar una lengua de fuego que estuvo a punto de quemar una casa en la partida del Limbo

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Una decena de vecinos y un guardia civil del Seprona de Ibi lograron sofocar una lengua de fuego que estuvo a punto de quemar una casa en la partida del Limbo en el término de Beneixama. Fueron momentos de gran tensión y nerviosismo debido a la cercanía de las llamas. El propietario de la vivienda y mecánico del pueblo, Ismael Parra, desobedeció a la patrulla de la Guardia Civil que lo había desalojado minutos antes.

El hombre regresó a su parcela para luchar contra el fuego con la ayuda de un trabajador de su taller, su sobrino y varios amigos de su hija. El grupo de voluntarios se organizó como una brigada forestal y realizó un cortafuego junto a la casa para evitar el avance de las llamas. También arrojaron agua con una manguera y palanganas para sofocar el fuego antes de que llegaran los bomberos. «El guardia civil que quería detenerme nos ayudó también y salvamos la casa», afirmó Parra.

Las llamas destruyeron un coche y también quemaron una veintena de olivos en la partida del Limbo. «Ha sido un desastre pero por lo menos se han salvado las casas», afirmó Sara Francés, secretaria del Grup de Muntanya de Beneixama. «El fuego ha arrasado una zona protegida de flora que tardará mucho en recuperarse», añadió la mujer. Un grupo numeroso de vecinos de la localidad acudieron al monte con azadas y otras herramientas para hacer cortafuegos y luchar contra las llamas.