Técnicos de emergencias sanitarias toman las calles para presionar a Sanidad

Conductores de ambulancias salen ayer a la calle para reclamar mejores condiciones laborales./J. MONZÓ
Conductores de ambulancias salen ayer a la calle para reclamar mejores condiciones laborales. / J. MONZÓ

Los trabajadores del transporte sanitario mantendrán la huelga indefinida pero realizarán un parón provisionala finales de mes

LUCÍA JULIÁ

Cientos de técnicos de emergencias sanitarias, procedentes de las tres provincias de la Comunitat, recorrieron ayer la ciudad de Valencia hasta llegar al Palau de la Generalitat con el objetivo de exigir a la Conselleria de Sanidad que fuerce a la patronal adjudicataria para cumplir con el acuerdo laboral firmado el año pasado.

Aunque la consellera de Sanidad Universal, Ana Barceló, atribuyó la culpabilidad a la empresa, los manifestantes, que están en huelga desde el pasado martes, sostienen que el departamento autonómico también es responsable del problema. Según UGT, sindicato convocante de la huelga, la conselleria es la prestataria del servicio y, por ello, debería exigir el cumplimiento de los compromisos laborales.

José Berenguer, representante de la UGT, declaró en la manifestación que piensan mantenerse en huelga hasta observar adecuadas ofertas por parte de la patronal, ya que las propuestas llegadas hasta ahora son «impresentables». No obstante, también anunció que prevén realizar un parón durante el mes de agosto debido a la situación: «Los servicios son muy mínimos y no queremos perjudicar tanto a la población». Tras la pausa, volverán o bien de manera indefinida, o bien a golpe de semanas hasta conseguir que se solucione el problema.

Desde el comienzo de la huelga se están produciendo retrasos y conflictos en los traslados de pacientes, por lo que la organización sindical ha pedido disculpas. Ahora bien, Berenguer cuestiona los servicios mínimos y denuncia una mala gestión del servicio de emergencias sanitarias porque «ha autorizado el Soporte Vital Básico (SVB) para hacer traslados entre hospitales que no son urgencias». Ello ha llevado, prosigue, a que pacientes con ictus fueran trasladados en TNA (Transporte No Asistido), donde solo va un técnico de emergencias cuando el protocolo establece que deben acudir dos. Asimismo se han producido otras imprudencias según el sindicato, como trasladar a un recién nacido en TNA, en una cuna sin los asideros adecuados, o transportar a una señora con movilidad reducida en una furgoneta adaptada.

Los trabajadores del transporte sanitario, que ya expresaron su cansancio el pasado viernes ante la Conselleria de Sanidad y lo repitieron ayer durante la manifestación, piensan continuar con su calendario de protestas durante la semana que viene. De hecho, el próximo martes diez de julio celebrarán una nueva concentración a las puertas del Palau de la Generalitat.