Un centenar de menores sufrieron agresiones sexuales en un año en la Comunitat Valenciana

Un centenar de menores sufrieron agresiones sexuales en un año en la Comunitat Valenciana
Álex Domínguez

La fiscalía revela un notable aumento de las sentencias contra autores de estos delitos con víctimas de menos de 16 años en la región

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

La justicia impuso el año pasado más de un centenar de sentencias, en concreto 116, relacionadas con delitos sexuales contra menores de 16 años cometidos en la Comunitat. Así lo reflejan las últimas estadísticas de la Fiscalía General del Estado (FGE), que muestra un incremento próximo al 30% en sólo un año de la delincuencia sexual que padecen las personas más jóvenes en nuestra región.

Las cifras que revelan este horror se refieren, ya no a los asuntos denunciados o investigados, sino a aquellos en los que hay sentencia sobre el presunto autor, sea adulto o menor de edad. Más en concreto, la FGE contabilizó el año pasado 89 fallos judiciales por abusos sexuales a menores de 16 años. Hubo además 80 resoluciones por agresiones sexuales a adolescentes por debajo de esta edad, de las que 13 fueron calificadas como violaciones.

Además, una docena de chicas fueron víctimas de acoso sexual a través de internet, casi una veintena de menores de 16 y 17 años padecieron abusos sexuales mediante engaños y 112 sufrieron el delito sexual a través del exhibicionismo o provocación, como consta en la memoria de la Fiscalía.

Los fallos judiciales contra autores de estos delitos crecieron casi un 30% durante 2018

En toda España fueron 740 las sentencias a sospechosos de delitos sexuales contra menores de 16 años. Es decir, 15 de cada 100 casos se producen en nuestra región. Esa proporción todavía es mayor en el delito de abusos sexuales. Si echamos la vista atrás, la tendencia es al alza. En 2017 hubo 92 sentencias contra delincuentes sexuales con víctimas adolescentes y, al año siguiente, se registró un incremento del 27%.

Rodrigo Hernández es responsable de Save The Children en la Comunitat Valenciana. Desde su punto de vista, el aumento de las denuncias de delitos sexuales y sentencias de víctimas menores tiene un doble encaje. «Indudablemente, hay una cara mala. Es una vergüenza que ocurran casos así, un fracaso social. La buena noticia es que podemos estar asistiendo a una mayor concienciación y empoderamiento de las víctimas a la hora de denunciar y de una buena respuesta por parte de la justicia».

La organización aboga por «una educación afectivo sexual sana». Hernández no cree que estemos inmersos en un 'boom' de la pederastia, pero sí del porno en internet con los riesgos que ello conlleva. «El acceso es muy fácil, desde muy temprana edad y lo que asimilan los chavales no tiene nada que ver con las relaciones sanas cotidianas». De manera paralela, «hay que enseñar a las chicas que siempre pueden decir no y darles confianza para denunciar a quien no lo respete, jamás callarlo». En definitiva, pide formación hacia los más jóvenes «para identificar qué es un abuso sexual o una agresión sexual y así ahondar en la prevención».

Un abogado apuesta por tipificar un nuevo delito: el abuso sin asegurarse el consentimiento

A la luz de los datos, Juan Molpeceres, colegiado del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia (ICAV), cree que las penas actuales para estos delitos son «más que contundentes» y el actual reto es moral o educativo: «conseguir que el autor empatice con la víctima y evitar que reincida». Es preciso «concienciar de una manera completa a la sociedad de lo que supone una agresión o abuso sexual contra un menor».

Sí aboga, no obstante, por penar la comisión del delito sexual por imprudencia, «que actualmente no está tipificado y supondría castigar la falta de diligencia del autor a la hora de asegurarse que cuenta con el consentimiento de la otra persona para una relación sexual».