Catarroja pedirá la gestión del Port para impulsar un parque fluvial en la Albufera

La zona del Port de Catarroja que se pretende desarrollar. / lp
La zona del Port de Catarroja que se pretende desarrollar. / lp

El Consistorio se reúne con la conselleria y el parque natural para proponer la creación de un plan especial para el desarrollo de la dársena

ADA DASÍ CATARROJA.

El desarrollo del Port de Catarroja quedó en suspenso después de que se descartara la urbanización de la zona Nou Mil·leni, a la que estaba supeditado, y tras aprobar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en 2011, también a expensas del macroproyecto urbanístico. Todo quedó en nada después de que explotará la burbuja inmobiliaria y este espacio del parque natural de la Albufera se plasmó en papel como una futura zona verde.

Ahora, el equipo de Gobierno pretende retomar el antiguo proyecto de la conocida fase A, suavizando las trazas que le dio el Ejecutivo de épocas pasadas reflejadas en una maqueta que llegaron a presentar en la que se proyectaban hoteles y restaurantes como una zona de ocio, para convertirlo en un parque fluvial que «respete lo que existe y las tradiciones», como señala el concejal del Port, Alejandro García.

En esta zona se ubican actualmente los únicos dos restaurantes que hay, la sede de la Asociación de Vela Latina y la Cofradía de Pescadores. Además, cuenta con un amplio espacio tras las edificaciones y al lado de la carretera que se utiliza como aparcamiento, fruto de las expropiaciones que se hicieron en su momento para desarrollar esta parte de la localidad.

El Ayuntamiento estudia legalizar la lonja de la cofradía de pescadores, como reivindican

El objetivo es modificar el PGOU para cambiar su destino de zona verde a zona dotacional «para poder crear más servicios para los visitantes», recalca García. Para ello, el concejal, junto al alcalde, Jesús Monzó, se reunieron recientemente con la conselleria y el parque natural para trazar un plan especial con el que poder «legalizar los usos tradicionales del Port», como señala el primer edil.

De esta forma, «se incrementaría la volumetría edificable con usos compatibles con el parque natural, que no recoge el actual PGOU», sigue explicando Monzó, poniendo especial énfasis en que se trataría de «mantener su esencia», nada que ver con intereses especulativos.

Escuela de calafate

En esta línea, se pretende ubicar en este espacio del Parque Natural de la Albufera la escuela de calafate, un punto de información turística un centro de interpretación de la naturaleza, e incluso la sede de Denominación de Origen Arròs de València. También podría legalizarse la lonja de la cofradía de pescadores que reivindican.

Monzó señala que, además, podría valorarse la recuperación de la «laguna enterrada que posiblemente estuviera en esta zona, siempre y cuando su existencia esté documentada» porque la intención es «recuperar parte de la esencia del Port».

Aunque el concejal Alejandro García matiza que «mantener su aspecto tradicional no implica que no podamos añadir servicios para hacer más agradable la estancia a los visitantes», y aquí entrarían algunos elementos destinados a la restauración para complementar la oferta que existe actualmente. No obstante, la propuesta es a largo plazo porque como apunta García «modificar el PGOU será costoso». Mientras, desde su área, se han realizado tareas de mantenimiento del Port a lo largo de la legislatura. «Lo principal ha sido cuidar lo que ya tenemos y después, ya se verá», señala el edil.

Entre estas actuaciones está el reciente acondicionamiento de la zona de aparcamiento, la construcción de unos baños públicos o el cambio de tablones de madera de los pantanales flotantes, que se han considerado como trabajos de mantenimiento para poder realizarlos, con el permiso tanto de la Conselleria como del Parque Natural, con competencias en este espacio.

 

Fotos

Vídeos