El cambio climático castiga al Mediterráneo

Avance del mar Mediterráneo / LP

Aumentarán las sequías, plagas de insectos e inundaciones

Juan Sanchis
JUAN SANCHISValencia

Inundaciones, falta de alimentos, sequías, incendios. Son sólo algunos de los efectos que provocará el cambio climático si no se invierte la tendencia. Las consecuencias sobre el Mediterráneo serán además, especialmente graves, ya que es la región del planeta en la que el calentamientos global se está produciendo con mayor rapidez (un 20% más).

Así lo recoge el informe de la MedECC, una red de más de 600 investigadores especializados en el cambio climático en la cuenca mediterránea, presentado ayer en Barcelona durante la celebración del foro de la Unión por el Mediterráneo.

Los autores del estudio subrayan que la región mediterránea ha aumentado su temperatura en 1,5 grados respecto al periodo preindustrial, mientras que la media mundial ha sido de 1,1 grados. Según las previsiones, en 2040 el calentamiento debería alcanzar los 2,2º y en algunos puntos de la cuenca podría llegar a los 3,8 grados a final de siglo. A todo ello se añade que las olas de calor serán cada más frecuentes e intensas.

Otra de las consecuencias del calentamiento global es el incremento del nivel del mar. Según el informe crecerá un metro antes de que acabe el siglo.

Los efectos combinados de estos dos sucesos serán devastadores para la región mediterránea. Por un lado, la cantidad de agua disponible caerá hasta niveles muy por debajo de los actuales. Cada español podrá acceder a una media de 500 metros cúbicos por año, unas cifras que los expertos que han elaborado el informe califican de «escasez». La población que no dispondrá de la suficiente para sus necesidades pasará de 180 millones en 2013 a 250 en los próximos veinte años.

La región se calienta un 20% más rápido que la media del planeta y el nivel del mar subirá un metro antes de 2100

La cantidad de agua vendrá determinada por la disminución de las lluvias. Las precipitaciones serán cada vez más escasas (un 30% menos en algunos puntos) y los episodios de torrencialidad, como el que se dio a mediados de septiembre en Murcia y la Vega Baja, se producirán con más frecuencia.

La tendencia, de esta forma, evidencia una desecación del clima con las consecuencias que conlleva. Una de ellas será la disminución en la disponibilidad de alimentos. La agricultura se verá especialmente afectada por la modificación de las condiciones ambientales.

La temperatura se ha incrementado en 1,5 grados y en 2040 será 2,2 grados más elevada

El informe advierte de que el calentamiento afectará directamente a cultivos tan extendidos en España y la Comunitat como la vid, el olivo, las hortalizas o los frutales. Estos productos se verán afectados por la menor disponibilidad de agua, las sequías, las olas de calor o las lluvias torrenciales. La producción de trigo caerá un 7,5% por cada grado que aumente la temperatura.

Según los autores del estudio, desaparecerán especies animales, sobre todo marinas con consecuencias sobre la pesca. Las capturas descenderán un 20% en 2050 respecto a la década de los años noventa del siglo pasado. También caerá entre un 20 y un 30% el tamaño de los peces y en 2050 se habrá reducido un 49% su peso corporal. La disponibilidad de pesca se verá amenazada, ademas, por la presencia de algas tóxicas y otras especies nocivas e invasoras.

Cada español dispondrá de 500 metros cúbicos de agua al año, situación calificada de «escasez»

La disminución en la disponibilidad de recursos para la supervivencia llevará aparejada, según los autores, la proliferación de conflictos para lograr agua y alimentos.

No son los únicos problemas que el cambio climático causará a los habitantes del Mediterráneo en los próximos años. El riesgo de inundaciones será cada vez mayor, destacan en el estudio, especialmente en las grandes urbes costeras.

A todo se une la posibilidad de que se produzcan más graves y frecuentes incendios forestales. Ligado a todo ello, se incrementará el proceso de desertificación en España y en toda la cuenca del Mar Mediterráneo.

Además, el cambio climático llevará aparejadas consecuencias para la salud. Por un lado, se espera un incremento de las enfermedades infecciosas gracias a la propagación de insectos como el mosquito tigre que transmiten patologías como el Chikungunya o el dengue.

Las consecuencias

Inundaciones.
El incremento del nivel del mar se ha convertido en una amenaza, especialmente para las grandes urbes litorales.
Recursos.
Por cada grado que aumente la temperatura se producirá una disminución del 7,5% de la producción de trigo.
Salud.
Aumentarán las enfermedades infecciosas por la proliferación de los insectos transmisores como el mosquito tigre.

Estos factores se aliarán con la contaminación gracias al incremento del ozono troposférico y los óxidos de nitrógeno. Todo ello provocará un aumento de las enfermedades cardiacas y respiratorias.

A nivel molecular, el cambio climático acelerará las reacciones químicas con cambios en el estado físico del agua, con mayor evaporación y facilitando que el hielo se derrita. También el porcentaje de agua salinizada será mayor y estará más contaminada por los pesticidas, metales pesados y microorganismos.