El Ayuntamiento de Valencia dice que sube los impuestos porque no quiere un «paraíso fiscal»

El Ayuntamiento de Valencia dice que sube los impuestos porque no quiere un «paraíso fiscal»

El Consistorio mantiene el 'tasazo' a las terrazas y el aumento del IBI para cubrir 29 millones más de gasto en nóminas y servicios

P. MORENOVALENCIA.

«Nosotros no pretendemos que Valencia sea las Islas Caimán o el paraíso fiscal de España. Queremos que tenga una fiscalidad equitativa, asimilable al ranking de las capitales de más de 500.000 habitantes». El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, justificó ayer de esta manera la subida de impuestos que se aprobará en el pleno de este jueves y que entrará en vigor a partir del 1 de enero. La previsión es que los ingresos totales superen los 880 millones de euros para el presupuesto de 2020, donde una parte sustancial serán los tributos.

La previsión es ingresar cerca de 29 millones de euros más con lo que los grupos de la oposición ya denominan el «impuestazo» y el «tasazo» de Ribó. El delegado de Hacienda defendió que servirán para reforzar servicios públicos como el cuidado de los jardines o la recogida de basura con los nuevos contenedores de residuos orgánicos, así como para hacer frente al incremento de gasto en la plantilla.

«El gasto va a aumentar sustancialmente», dijo, para señalar que el Impuesto de Bienes Inmuebles subirá un 3% para hacer frente a estos desembolsos. En cuanto a las terrazas del centro, las más perjudicadas, consideró que el incremento medio estará en unos 500 euros anuales, mientras que la media en el Impuesto de Actividades Económicas ascenderá a unos 400 euros.

Vilar dice que necesitan más dinero para el cuidado de jardines, la recogida de basura y el alcantarillado

Vilar insistió sobre las peticiones de bajada de impuestos y tasas por parte de la oposición que no es partidario «de paraísos fiscales, ni dumping fiscal; bajadas absolutamente sin justificar como el 10% para todos, al final el coherente es Vox, que en el primer pleno hizo una declaración de intenciones, cuando dijeron que sólo van a apoyar que el ayuntamiento gestione los servicios esenciales obligatorios por ley».

Dijo que cuando «otros partidos de la oposición piden que bajemos los impuestos un 10% y en el mismo pleno me dicen que quieren 35 millones de euros más para el cheque escolar, me gustaría que fueran tan claros como Vox, y nos dijeran lo que no tenemos que hacer. Pedir que se aumenten recursos y partidas y a la vez pedir bajada de impuestos, le falta la tercera pata, es decir, de dónde quito».

Citó como ejemplo de gastos los 12 millones de euros que se invertirán en el mantenimiento de colectores, alcantarillado y otras infraestructuras de la red de saneamiento.

«Estamos realizando un cuadro de ajuste fiscal, tanto en tasas como en impuestos, con una actualización, porque queremos incrementar servicios tales como la recogida de basuras o la seguridad ciudadana, con la contratación de 250 policías y cerca de 60 bomberos que hoy se incorporaban a la academia y que ya son funcionarios municipales», concretó, tras dar cuenta de la subida que habrá en tributos y tasas.

En el caso el IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles), explicó que «llevaba congelado desde 2010, y cuya actualización, un incremento del 3%, viene determinada por la disposición gubernamental para aquellas ciudades que llevan más de diez años sin renovar los valores catastrales (y que en el caso de Valencia lleva 20 años sin revisión), no será absorbido por el Ayuntamiento».

De este modo, la subida será general para todos los contribuyentes, donde señaló que en el caso de los recibos de viviendas, la mayoría, el aumento de recaudación se estima en unos seis millones de euros.

En cuanto a peticiones como la conocida de la Asociación de Familias Numerosas, acerca de que en la subida se tenga en cuenta el número de personas que componen la unidad familiar, respondió que hay una gran «complejidad de adaptar las ordenanzas a los impuestos y a los supuestos de la ley». Explicó que el gobierno municipal no ha podido incrementar la bonificación del 50% del IBI que se aplica a las viviendas que utilizan energías renovables.

Vilar destacó el aumento de algunas bonificaciones en este recibo, como las exenciones para los propietarios de tierras agrícolas que las mantienen activas, y beneficios para, por ejemplo, aquellas salas de actuaciones de audiovisuales y de artes escénicas, que pueden contar con una bonificación del 60%.

Descartó ampliar la bonificación a las familias numerosas para los inmuebles de más de 300.000 euros de valor catastral, al considerar que «solo hay siete recibos con esa categoría», mientras que defendió que la subida de tributos en los recibos diferenciados «equiparará con la cuota media de las ciudades españolas de más de 500.000 habitantes.

Adujo que la subida por ocupar la vía publica con mesas y sillas «sólo afecta a los locales de restauración del centro y la zona de mayor afluencia turística» y que esta medida «se ha adoptado en un momento en el que es notable el incremento de visitantes y clientes de estos locales». La modificación de las ordenanzas fiscales se aprobará este jueves de manera provisional. El Impuesto de Vehículos también sufrirá subidas, además del recibo del Impuesto de Construcciones, esto debido a un cambio en los módulos.

Más