El Consell tranquiliza a los promotores al garantizarles suelo en la costa para 25 años

Gerard Fullana, Mireia Mollà, Lluís Ferrando i Natxo Bellido, ayer, en la jornada sobre el Pativel. /
Gerard Fullana, Mireia Mollà, Lluís Ferrando i Natxo Bellido, ayer, en la jornada sobre el Pativel.

El director general de Ordenación del Territorio y Urbanismo, Lluís Ferrando, admite que, tras la aprobación del Pativel, habrá un aluvión de demandas en los juzgados de las empresas

BERNAT SIRVENTAlicante

Habrá suficiente suelo urbanizable en la primera franja litoral a menos de quinientos metros de la línea de mar para garantizar la demanda de vivienda residencial y turística, al menos, durante el próximo cuarto de siglo. El mensaje lo lanzó ayer en Alicante, para tranquilidad de los promotores inmobiliarios y agentes urbanizadores de la Comunitat Valenciana, que ya habían anunciado alegaciones al Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral de la Comunitat Valenciana (Pativel), el director general de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje de la Generalitat Valenciana, Lluís Ferrando.

Medio centenar de alcaldes y concejales de Compromís en toda la autonomía acudieron ayer a una reunión de trabajo sobre este instrumento de ordenación del territorio de ámbito supramunicipal previsto en el artículo 16 de la Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje de la Comunitat (Loput), aprobada por la anterior Generalitat en el año 2014. Ferrando estuvo acompañado por el portavoz del Ayuntamiento de Alicante, Natxo Bellido; por la edil de Turisme de Elche y diputada Mireia Mollà; y por el portaveu de la coalición en la Diputación, Gerard Fullana, además de por alcaldes de municipios muy directamente afectados como el de El Campello, Benjamín Soler, o Altea, Jaume Llinares.

El director general explicó que, sin duda alguna, habrá miles de metros cuadrados de suelo urbanizable que pasarán a ser no urbanizables en el paquete previsto para este uso dentro del Pativel (65 millones de metros cuadrados), aunque no pudo precisar cuál es la superficie exacta que dejará de estar disponible como finalista para construir. Además, el Pativel también contempla otros 67 millones de metros cuadrados que mantienen su condición de urbanizables, lo que da pie a Ferrando a vaticinar que, en los próximos veinticinco años, «será imposible que se colapse el mercado inmobiliario en la primera línea turística de la Comunitat Valenciana, porque toda persona que quiera un apartamento de estas características la encontrará sin ningún problema».

Al ser preguntado por el rechazo que velada o abiertamente han mostrado las asociaciones de empresarios promotores de la Comunitat, desde que hace dos meses presentara la consellera de Vivienda, María José Salvador, este plan para blindar el suelo más próximo al mar, Ferrando aseguró que «los empresarios y propietarios de suelo urbanizable están en su perfecto y legítimo derecho a reclamar, como no puede ser de otra manera» y no oculta la posibilidad de que se produzca un aluvión de demandas ante los juzgados por parte de los promotores para reclamar sus derechos. «Todos los instrumentos de ordenación del territorio y urbanísticos de los gobiernos anteriores de la Generalitat han provocado demandas judiciales, pero el Pativel se ha definido y elaborado a partir de los criterios técnicos y jurídicos de la Abogacía de la Generalitat, o sea, que no veo que haya a futuro ningún problema ante los tribunales», añade Lluís Ferrando.

«Entendemos que es un proyecto emblemático, estratégico y muy importante para toda la Comunitat», explica el director general, quien destaca el esfuerzo que se hará, con financiación pública, por rehabilitar los espacios más degradados en una primera franja de quinientos metros para revalorizar el territorio para un servicio turístico de calidad.

Otra franja de quinientos metros mar adentro establece la prohibición de la urbanización compacta, aunque sí se permitirán cámpings y hoteles rurales, por ejemplo. El Pativel también contempla el blindaje más allá de los mil metros tierra adentro cuando se conecte directamente o bien con parques naturales, zonas húmedas o bosques, o bien con cursos naturales de los ríos, donde quedará terminantemente prohibidas las infraestructuras o construcciones de cualquier tipo.

«En definitiva, hablamos de una conurbación entre Vinarós y Pilar de la Horadada que no sea discontinua por las edificaciones, sino que sea una línea verde a partir de los 500 metros tierra adentro desde el mar», añade Lluís Ferrando.

Dado el interés que ha suscitado el Pativel no sólo entre los agentes urbanizadores, sino también entre la población en general, los agricultores y los ayuntamientos más afectados, la Conselleria de Vivienda anunció ayer en el DOGV que amplía al 31 de enero el plazo de consultas y participación de la versión inicial para «atender la solicitud de diversos agentes implicados de ampliar el plazo, dada la envergadura y repercusión del plan». «Se trata de un plan riguroso, ambicioso y necesario para el futuro del litoral tras 20 años de abandono», sentencia Ferrando.