Sin acuerdo entre el Ayuntamiento de Elche y la Diputación para la ubicación del nuevo auditorio

El primer edil de Elche, Carlos González, durante un pleno municipal. / l. p.
El primer edil de Elche, Carlos González, durante un pleno municipal. / l. p.

El presidente del organismo provincial recuerda al Gobierno ilicitano que la decisión será fruto del consenso y no de forma unilateral

AGENCIAS / C. C.

La ubicación del nuevo auditorio que construirá la Diputación en Elche está en el aire y, de momento, no hay acuerdo entre el Ayuntamiento ilicitano y el organismo provincial. El presidente de la Diputación, César Sánchez, manifestó que el emplazamiento de la futura infraestructura debe ser «fruto del consenso político» y la participación ciudadana, y «no de una decisión unilateral», como pretende el Consistorio.

En un comunicado, Sánchez expuso que han de ser los ilicitanos los que deben decidir el mejor lugar para el auditorio, «sin que se descarte ninguna opción por motivos o intereses electorales». Señaló que esa decisión «no se puede tomar de forma precipitada y de espaldas a la ciudadanía», por lo que pidió diálogo y consenso con los grupos municipales y que se tome de la mano de la sociedad civil.

El presidente de la corporación provincial hizo referencia a la importancia de hablar con las asociaciones empresariales y culturales de la ciudad, que serán «las que van a dar un mayor uso a este espacio». Sánchez remarcó que este proyecto, cuya inversión rondará los cuarenta millones de euros, «no es de ningún partido político», sino que es un «proyecto de provincia para la ciudad de Elche y sus ciudadanos».

Por su parte, el alcalde de Elche, el socialista Carlos González, manifestó el pasado viernes que la decisión sobre la ubicación del futuro auditorio provincial corresponde al equipo de gobierno local -PSPV-PSOE, Compromís y Partido de Elche-. «No quiero que el hecho de buscar un consenso forzado suponga llevar a la ciudad a un atolladero jurídico urbanístico en torno al proyecto», argumentó González.

El regidor defendió el antiguo solar de Jhayton, en el barrio de Carrús, como el espacio «idóneo» y «más viable» desde el punto de vista del interés general de la ciudad para el emplazamiento de esa infraestructura. Una ubicación que favorecería además «la revitalización social y económica» de la zona, dijo.