Un nuevo carril bici dejará Reino de Valencia con un vial menos para el tráfico de coches

Decenas de coches circulan por Reino de Valencia./ Damián Torres
Decenas de coches circulan por Reino de Valencia. / Damián Torres

El Consistorio gastará 290.000 euros en un proyecto que votaron sólo 67 vecinos de Camins al Grau, Quatre Carreres y el Ensanche

ÁLEX SERRANO

Se avecina nuevo tapón de tráfico en el centro de la ciudad, concretamente, en la avenida Reino de Valencia. El Ayunamiento ultima en estas fechas el contrato de obras para la construcción del carril bici entre el puente de Monteolivete y la calle Ruzafa a través de la avenida. Según los mapas a los que ha tenido acceso este diario, el proyecto eliminará un carril en dirección al centro de la ciudad, lo que redundará o bien en un único vial para tráfico privado y autobuses a lo largo de la avenida entre Peris y Valero y la gran vía o bien la eliminación de la zona azul en esos tramos, lo que parece más complicado por las restricciones que el contrato de la ORA impone: el documento señala cuántas plazas de zona azul tiene que haber en cada distrito, por lo que habría que recolocarlas en otras calles en una zona ya con importantes problemas de estacionamiento.

El contrato está en fase de adjudicación por un coste de 284.932 euros, incluida la redacción del proyecto. El nuevo tramo de la red ciclista sale de los presupuestos participativos del año 2016 y no es una propuesta de los vecinos, sino del Ayuntamiento, que considera esta conexión capital para la unión del anillo ciclista con los tramos del sureste de Valencia. En realidad, este proyecto fue votado por 67 personas de los 58.024 residentes censados en distritos del Ensanche, Quatre Carreres y Camins al Grau, que son los distritos afectados por esta obra. Esto equivale al 0,1 % de la población.

Aunque la idea era poner en marcha este carril bici en 2017, lo cierto es que no entrará en funcionamiento hasta 2018. Además, es un trazado que ha recibido las críticas incluso de colectivos que suelen ir de mano del Ayuntamiento en lo que se refiere a infraestructuras ciclistas como València en Bici. El pasado mes de febrero, la asociación rechazó el carril bici en la calzada en sentido hacia el centro de la ciudad. En su lugar introdujo una modificación significativa que pasa por sustituir esta iniciativa por una ciclocalle. De este modo, indicaron fuentes de la entidad, no habría que modificar nada de la planta viaria, el coste sería mínimo y reforzaría la estrategia de que este transporte alternativo conviva en el mismo lugar que coches, motos y autobuses.

Alberto Mendoza (PP) pedirá que el Consistorio revierta la medida en la Comisión de Movilidad

Desde València en Bici indicaron entonces que las ciclocalles «son efectivas porque apenas con señalización horizontal y vertical se pacifica el tráfico», recordando lo que se hizo con uno de los carriles del Pont de Fusta. La estrategia del Consistorio los últimos años pasa por la construcción de carriles bici en la calzada, desestimando la opción de hacerlos sobre las aceras. Pese a que respetan el espacio para los peatones, indicaron que las dificultades de eliminar una banda de aparcamiento y el mismo presupuesto de la obra hace inviable el trazado por Reino de Valencia.

Así lo recordó ayer el concejal del grupo municipal popular Alberto Mendoza, que insistió en que su grupo ya denunció los falsos procesos participativos del presente año donde proyectos de carril bici fueron encargados antes de que los vecinos los votaran, tales como el carril bici en la calle Serrería, entre otros. El grupo municipal popular presentará una moción a la Comisión de Movilidad en la que se solicitará que se revierta esta medida y se anule el proyecto de construcción del carril bici en la citada avenida Reino de Valencia.

Tal como ha podido saber este diario, la propuesta tampoco ha sido bien recibida entre los vecinos, que temen que se colapse el tráfico hacia el centro. Según los últimos datos disponibles en la página web del Ayuntamiento de Valencia, el pasado mes circularon por Reino de Valencia 46.028 coches de media al día. Con la eliminación de un carril se pueden producir atascos que preocupan a los residentes en la zona, según distintas fuentes consultadas por LAS PROVINCIAS. Les preocupa también la falta de aparcamiento, sobre todo si se eliminan las plazas en Reino de Valencia. También temen problemas para el transporte urbano: por esa calle circulan hoy las líneas 12, 19 y 40 de la EMT, que obligarán a que se detenga todo el tráfico cuando lleguen a las paradas.

Más

Fotos

Vídeos