El Gobierno rechaza pagar la reforma del entorno del tinglado 2 de la Marina

Los miembros del consejo rector, ayer antes de la reunión en el Veles e Vents. / jesús signes
Los miembros del consejo rector, ayer antes de la reunión en el Veles e Vents. / jesús signes

El Consorcio aprueba el presupuesto pero no avanza en la decisión de qué hacer con los 465 millones de deuda por las obras de la Copa América

PACO MORENO VALENCIA.

El Ayuntamiento y la Generalitat asumirán los 1,4 millones de euros que se estima costará la reurbanización del entorno del Tinglado 2 de la Marina, desde el edificio del Reloj hasta las inmediaciones de 'La Pamela', la obra de Manolo Valdés donada a la ciudad por la Fundación Hortensia Herrero. El consejo del Consorcio Valencia 2007aprobó ayer el concurso, en el que no participará el Gobierno pese a ser socio de la entidad con una participación del 40%.

Esta circunstancia fue destacada tanto por el alcalde de Valencia, Joan Ribó, como por el conseller de Hacienda, Vicent Soler, al término de una reunión que despachó importantes asuntos para la reactivación de la dársena interior. Fuentes de la Delegación del Gobierno indicaron que este reparto de la financiación, a medias entre las Administraciones valencianas, ya se había acordado en la comisión técnica, por lo que dijeron no entender las críticas de ambos por esta circunstancia.

Por parte del Gobierno, la máxima representante fue Belén Navarro, secretaria general de Financiación Autonómica y Local, quien no compareció ante la prensa. El primer edil calificó la reunión como «muy buena» al «desatascar» muchos asuntos, aunque admitió que sigue el bloque en otros como por ejemplo la decisión sobre la enorme deuda que arrastra la entidad, de 465 millones de euros, producto de las obras realizadas hace años para la Copa América de vela.

La inversión que asumirán el Ayuntamiento y la Generalitat ascenderá como mucho a 1,4 millones

Del entorno del Tinglado 2, un bulevar ajardinado de 12.000 metros cuadrados, el alcalde dijo que había tenido en la reunión «un poco de polémica» al no asumir el Gobierno su parte de la financiación. «Lo consideramos prioritario y será asumido por el Ayuntamiento y la Generalitat a partes iguales».

El consejo aprobó los presupuestos de 2017 y los de este año, de unos 7,5 millones donde se espera acabar el ejercicio con beneficios (dejando al margen la deuda). Si el pasado año el resultado positivo superó los 110.000 euros, el director general del Consorcio, Vicent Llorens, habló de aumentar esta cifra en un 50%. Entre los asuntos aprobados, Ribó subrayó la derivación de una serie de competencias del consejo rector a una comisión inferior y la dirección general. «Se ha agilizado mucho todos los procesos de ejecución y gestión de servicios», dijo.

Otro de los asuntos aprobados es resolver el concurso del Varadero para que acoja el Museo del Mar

También hubo acuerdo para la resolución del concurso del antiguo Varadero para un salón de banquetes y un restaurantes. En su lugar, el inmueble próximo al edificio Veles e Vents acogerá el Museo del Mar, una iniciativa en la que participa también la Diputación. Tendrá otras sedes en las Atarazanas y la Casa dels bous, esta última pendiente de rehabilitación tras su rescate a una asociación que la tenía en concesión.

Hubo también debate sobre el pago de la deuda de 465 millones de euros. «Hemos exigido que en la comisión técnica se ponga a estudiar este tema, que es el cuello de botella de esta Marina. El resto está funcionando bien pero con esto puede colapsar y estropear lo demás».

El conseller de Hacienda calificó la reunión de «útil», para destacar que «hay dos socios que tienen el corazón puesto en esto y otro que no, quizás porque está lejos del Paseo de la Castellana, y no lo ven con tanta gracia como si estuviera cerca». Por eso pidió que «algunos asuntos deben tener más pasión por parte de la Administración del Estado».

Citó como ejemplo el bulevar arbolado que debe rodear la dársena. «Para hacer eso pagaremos dos de cada tres socios, que cada uno que piense lo que quiera», destacó. «El caso es que no quieren, pero como es fundamental para abrir la Marina lo haremos nosotros», comentó.

El consejo sí que aprobó el plan de usos, el principal instrumento vinculado al planeamiento. También las obras de rehabilitación del paseo elevado que discurre por el dique norte, afectado por la corrosión y cuyo presupuesto asciende a 430.000 euros (IVA aparte).

En cuanto a la rehabilitación del Tinglado 2, algo ya aprobado en un anterior consejo, pasó por la reunión de ayer un modificado que podría ascender a 195.000 euros, con un presupuesto inicial todavía sin adjudicar que asciende a 650.000 euros. Este recinto quedará como una dotación pública que no saldrá en concesión, sino algo similar a un ágora para actividades culturales.

Más

Fotos

Vídeos