Las Provincias

Betoret, ayer, en el pleno de las Cortes Valencianas. :: txema rodríguez
Betoret, ayer, en el pleno de las Cortes Valencianas. :: txema rodríguez

Benavent dice que Betoret sabía del reparto de comisiones

  • El sumario del caso Imelsa recoge que el presidente del PP de Valencia estaba en las comidas en las que se repartía dinero en bolsas

El presidente del PP en la provincia de Valencia, Vicente Betoret, quedó ayer en una situación política muy delicada tras el levantamiento del secreto de sumario de la última parte del caso Imelsa. El exgerente de la empresa pública de la Diputación de Valencia, Marcos Benavent, le señaló como conocedor de las comisiones ilegales que se repartían entre varios cargos populares y deslizó que podría haberlas cobrado.

El 'yonki del dinero' arrepentido aseguró ante la Guardia Civil que el presidente provincial del PP era una de las personas «que intervenían en la capacidad de decisión sobre la adjudicación de contratos de infraestructuras educativas, competencia que le permitió obtener contraprestaciones a cambio negociando las comisiones».

Según Benavent, Betoret no estaba solo. El expresidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, el que fuera secretario autonómico de Educación y y consejero delegado de Ciegsa -empresa pública encargada del mantenimiento y construcción de centros escolares- Máximo Caturla, el ex jefe de gabinete del propio Rus, Emilio Llopis, y el exvicepresidente de la Diputación Juan José Medina también participaban en esta ilegal actividad.

Los temas se trataban en comidas en las que Benavent participaba. Allí se repartían las comisiones. «No sé si el dinero iba a Betoret, pero sin duda tenía conocimiento de sus entregas y origen». A veces el dinero se daba en bolsas que previamente le daba a Caturla el ahora arrepentido. Éste aseguró a la Benemérita que todos los cargos del PP mencionados le decían que tenía que hablar con los empresarios y pedir los porcentajes de las mordidas.

El hombre que vivía en la inconsciencia señaló que el de las comisiones era uno de los temas de conversación que se trataban en las comidas en las que participaba, además de servir dichas comidas y reuniones para proceder al reparto del dinero conseguido de manera ilegal, en ocasiones en bolsas.

«Para el partido»

Benavent dice que el dinero que recaudaba se lo hacía llegar a Rus, Caturla, Llopis y Medina. Sin embargo, no puede precisar si Betoret también recibía parte del botín porque él nunca se lo dio, pero que, sin duda, al igual que los anteriores, tenía conocimiento de las entregas y de su origen como secretario general provincial del PP.

En ocasiones, contó el exgerente de Imelsa, era Máximo Caturla quien le daba a él el dinero para que se lo entregara a Alfonso Rus y que estos dos le encargaban acudir a empresas que trabajaban para Ciegsa y quedar con empresarios para cobrar las mordidas, quedándose algunas veces con parte de ellas por haber efectuado la recaudación.

En este sentido, Benavent especificó que Rus, a veces, repartía sobres de dinero para cada uno, que lo daba al salir en el coche, que en ocasiones decía «para el partido», y que a veces no había reparto y se decía que era todo para financiar al PP. «No había una forma fija de proceder», señaló el 'yonki del dinero'.

Un informe de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) intuye cierto grado de de jerarquía entre todos los cargos populares mencionados. Seguían un patrón de estructura piramidal. La cúspide estaba ocupada por Rus, por debajo se encontraría Llopis y en un nivel inferior, Caturla y Benavent. El documento de la UCO también sitúa a Betoret al tanto de la trama.

Según fuentes consultadas, en el partido Popular están más que preocupados por cómo se van a desarrollar los acontecimientos en torno a Vicente Betoret después de conocer, a través de la información publicada por este periódico, el contenido del sumario de la pieza principal del caso Imelsa. Él niega los hechos, pero lo cierto es que cobra fuerza que pueda perder su cargo a medio plazo.