Las Provincias

Trump trata de arrancar votos en un mapa electoral que favorece a Clinton

vídeo

Donald Trump, durante un mitin esta semana. / Afp | Vídeo: Atlas

  • El magnate reconvertido en político está ganando terreno en las últimas encuestas de los estados que podrían acabar adjudicando la Casa Blanca

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, ha hecho campaña en New Hampshire y Pensilvania con la esperanza de arrancar los votos electorales necesarios para darle la vuelta el 8 de noviembre a un mapa en el que la demócrata Hillary Clinton está perdiendo terreno.

Trump celebró un mitin en Atkinson, en el estado de New Hampshire, y posteriormente se trasladó a Hershey (Pensilvania), otro de los estados donde el republicano se debe imponer para llegar a la Casa Blanca.

La mayoría de proyecciones políticas, basadas en encuestas estado por estado, han reducido las posibilidades de que Clinton se haga con comodidad con el mínimo de 270 votos electorales que un candidato a presidente necesita para proclamarse ganador. El magnate reconvertido en político está ganando terreno en las últimas encuestas de los estados que podrían acabar adjudicando la Casa Blanca, especialmente en Carolina del Norte, New Hampshire u Ohio, donde la media de encuestas de RealClearPolitics da nuevas ventajas a Trump. Trump también está recortado la ventaja de Clinton en Pensilvania, un estado por el que ambos candidatos pasaron hoy a hacer campaña, conscientes de que los 20 votos electorales que concede serán vitales para alcanzar los 270 necesarios para proclamarse presidente.

La ex secretaria de Estado, por su parte, cuenta con un ejército de voluntarios, artistas y políticos de alto perfil para movilizar a los votantes y grupos que le podrían dar la ventaja necesaria para obtener victorias, además de en los estados tradicionalmente demócratas en alguno de los llamados estados bisagra.

Puntos débiles

Trump se centró hoy en explotar los puntos débiles de su rival y criticó el "mal juicio" de Clinton por el uso de sus correos electrónicos cuando era secretaria de Estado -una polémica que ha resucitado por las nuevas indagaciones del FBI- así como su apoyo a acuerdos comerciales que, según el republicano, han perjudicado a EE UU.

El magnate neoyorquino aseguró que aquellos que dicen que tiene muy complicado obtener los 270 votos electorales se equivocan, y lo primero que hará desde el Despacho Oval será pedir la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el fin de la reforma sanitaria del presidente Barack Obama.

Asimismo, reiteró que acabará con el programa de acogida de refugiados sirios y suspenderá todos los pagos a los acuerdos medioambientales con Naciones Unidas para "invertir en infraestructuras medioambientales" en Estados Unidos.

Mientras tanto, Clinton se mantuvo en el guión y presentó su experiencia y un discurso de inclusión para asegurar que con ella en la Casa Blanca habrá más igualdad de oportunidades y prosperidad económica para todos.

Ataque de Obama

El presidente Obama se encargó de atacar el currículum de Trump en un mitin en Carolina del Norte, donde los datos de participación en el voto por adelantado muestran que los afroamericanos (apoyos demócratas seguros) no se están movilizando a niveles más altos que en 2012.

Obama dijo que Trump "viola" los valores estadounidense que todos los padres enseñan a sus hijos, e intentó animar a aquellos que sin él en la papeleta no tienen los mismos incentivos para salir a votar por Clinton. "Mi nombre puede no estar en la papeleta, pero todo por lo que yo he trabajado está en la papeleta: justicia, igualdad, empleos, democracia. No elijas miedo; elige esperanza", pidió Obama, que volvió a arrastrar multitudes en el empuje final antes de las elecciones.

Trump se enfocará en estos últimos cuatro días en visitar los estados clave de Ohio, Pensilvania, Florida, Carolina del Norte o Wisconsin, para conseguir una victoria que le obligaría a arrebatar por sorpresa alguna plaza en la que Clinton tiene ventaja en los sondeos, como Pensilvania, Wisconsin o Michigan, además de imponerse en todas las plazas más competitivas.

Con la intención de evitar ese revés, la ex primera dama hizo campaña en Pittsburg (Pensilvania) y Detroit (Michigan) y volvió a destacar su experiencia y sus políticas sociales como sus puntos fuertes, al tiempo que recordó que esta elección será histórica y que no se pueden confiar los códigos nucleares a Trump.

La aspirante demócrata intentó combatir su perfil poco cálido con un nuevo giro, asegurando que ella no da tanto titulares porque escucha: "lo siento por la prensa que me cubre y se aburre. Tienen que explicar por centésima vez que estoy escuchando a la gente".

La campaña de Clinton tiene previsto echar toda la carne en el asador en estados clave con la ayuda de pesos pesados como el matrimonio Obama; el vicepresidente, Joe Biden (que hizo campaña en Wisconsin y mañana estará en Pensilvania); y el senador progresista y rival de primarias demócratas, Bernie Sanders.