Las Provincias

Elecciones EEUU

Trump promete deportar o encarcelar hasta «tres millones» de inmigrantes ilegales

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump. / Efe
  • El presidente aceptaría instalar una alambrada en algunas zonas de la frontera con México, aunque asegura que lo más "apropiado" es construir un muro

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha prometido que deportará o encarcelará de manera inmediata a tres millones de inmigrantes ilegales y con antecedentes penales una vez tome posesión de su cargo el próximo mes de enero, según ha hecho saber en su primera entrevista tras ganar los comicios, al programa '60 Minutes' de la CBS.

"Lo que vamos a hacer es coger a la gente con pasado criminal, con antecedentes, miembros de bandas, narcotraficantes, probablemente dos millones -que podrían ser hasta tres- que vamos a sacar del país o vamos a encarcelar", hizo saber, en los primeros extractos de la entrevista que se publicará en su integridad en las próximas horas.

"Los vamos a sacar de nuestro país. Están aquí de forma ilegal. Cuando la frontera sea segura y cuando todo se normalice, vamos a tomar una decisión sobre esta gente, una gente terrible", ha añadido.

En el mismo extracto, Trump ha aventurado que en lugar de un muro completo en la frontera con México, ciertos segmentos podrían ser de alambrada, siempre que sea apropiado.

La entrevista, Lesley Stahl, le pregunta a Trump si realmente va a levantar un muro como tal. "Sí", ha respondido tajante. Stahl le ha recordado que ciertas voces republicanas hablan de una alambrada, no de un muro: "¿Aceptaría una alambrada?", a lo que Trump ha respondido que "Lo aceptaría en algunas zonas, pero en otras es más apropiado (construir) un muro". "Soy muy bueno en esto. Se llama construcción", ha apostillado el magnate inmobiliario.

"¿Así que habrá parte muro y parte alambrada?", ha preguntado la periodista. "Podría haber parte de alambrada" ha sido la respuesta del presidente electo.

La entrevista se emitirá esta noche en el programa '60 Minutes', a las 19.00 horas de la Costa Este (1.00 del lunes, hora peninsular española), justo "después del partido de la NFL", ha recordado el propio Trump en su cuenta de Twitter.

Reforma sanitaria

Trump hablará de sus planes para cambiar la reforma sanitaria del presidente, Barack Obama, y del "talento" del matrimonio Clinton en su primera aparición televisiva tras las elecciones, cuyos fragmentos adelantó el canal CBS.

Trump dejó la puerta abierta a mantener algunas de las partes más importantes de la reforma sanitaria de Obama, conocida por sus detractores como 'Obamacare' y que el magnate prometió eliminar durante la campaña electoral.

Como ya hizo en una entrevista con 'The Wall Street Journal', Trump aseguró que se inclina por mantener dos partes de la reforma sanitaria: la provisión que obliga a asegurar a personas con enfermedades previas y la disposición que permite extender la cobertura sanitaria de un adulto a sus hijos hasta los 26 años.

Durante la entrevista, también habla del momento en el que su rival demócrata, Hillary Clinton, le llamó por teléfono en la noche de las elecciones para reconocer su derrota en la carrera por la Casa Blanca.

Clinton, «muy agradable» en su llamada

"Hillary me llamó y fue una llamada muy agradable y fue una llamada muy dura para ella, puedo imaginármelo. Más dura para ella de lo que habría sido para mí y para mí habría sido muy, muy difícil. Ella no podría haber sido más agradable", consideró Trump, quien alabó a Clinton por ser "muy fuerte y muy inteligente".

En este sentido, Trump elogió a los Clinton por ser una "familia con mucho talento" y no descartó acudir a ellos en algún momento de su presidencia en búsqueda de consejo.

El tono de Trump hacia los Clinton en la entrevista es muy diferente al que mostró durante la campaña, cuando llamó a Clinton "corrupta" y "mujer desagradable" llegando a prometer que la metería en la cárcel por el uso que hizo de servidores de correo privados para tratar asuntos oficiales cuando era secretaria de Estado.

Mientras se repiten las protestas contra su triunfo en varias ciudades de EE UU, Trump continúa manteniendo reuniones en la Trump Tower de Manhattan con vistas a la formación del Gobierno que le acompañará en la Casa Blanca, donde entrará por primera vez como presidente el próximo 20 de enero.