Las Provincias

GP de Japón

La Fórmula 1 contiene el aliento por Jules Bianchi

vídeo

Accidente de Bianchi. / Hiroshi Yamamura (Efe)

  • El piloto francés sufrió un accidente muy grave al final del Gran Premio de Japón, tras chocar con la grúa que estaba sacando el coche de Adrian Sutil

  • La victoria de la carrera fue para Lewis Hamilton, seguido por Rosberg y Vettel. Alonso abandonó por un problema eléctrico

Jules Bianchi es el absoluto protagonista de todos los pensamientos del paddock de la Fórmula 1. El piloto francés ha sufrido un accidente muy grave tras impactar contra la grúa que estaba sacando el coche de Adrian Sutil, que previamente se había salido en la curva siete del circuito de Suzuka, en un movido y polémico Gran Premio de Japón. La lluvia fue la causante de la salida de pista tanto del Sauber como del Marussia. Ambos perdieron el control en la misma zona del trazado nipón, aunque con unos minutos de diferencia, y la mala suerte hizo que en Bianchi impactase directamente contra los vehículos que estaban intentando sacar de esa escapatoria el monoplaza de Sutil.

Cuando desde su equipo se dieron cuenta de que no respondía a las llamadas por radio, la preocupación se convirtió en auténtico terror. Los aspavientos de los comisarios para pedir la llegada del coche médico no hicieron sino confirmar la gravedad del incidente y, tras evaluar su estado, se dieron cuenta de que debían llevarle inmediatamente a un centro médico. Bianchi fue evacuado en ambulancia al Hospital Universitario de Mie, muy cercano al trazado nipón, y no en helicóptero debido a que no le pudieron estabilizar en el circuito. La Fórmula 1 contenía el aliento y los rostros de preocupación dieron paso a la tensa espera. Las primeras informaciones no eran nada halagüeñas. Mika Salo, ex piloto y comisario en la prueba japonesa, confirmó que Bianchi se había golpeado en la cabeza con la grúa que estaba moviendo el coche de Sutil, motivo por el cual había perdido la consciencia. El Marussia del francés quedó bastante destrozado, y obviamente el interés por su estado eclipsó cualquier resultado de la prueba.

  • Jules Bianchi, el talento francés criado en Ferrari

  • La carrera de Jules Bianchi, en imágenes

Algunos pilotos, como Sebastian Vettel o Felipe Massa, se mostraron muy críticos con la organización de la prueba. Las dificultades meteorológicas provocadas por el tifón Phanfone habían hecho peligrar la disputa de la prueba, pero las cuestiones contractuales con los promotores y las televisiones, hicieron que la FIA, de acuerdo con los propios pilotos, confirmase el inicio de la carrera en el horario previsto. “La presión de las televisiones ya obligó a que se disputase en Japón 76”, recordaba Vettel por la famosa carrera en la que James Hunt logró su único título y Niki Lauda abandonó, temiendo tener otro accidente como el que casi le cuesta la vida unos meses antes. Precisamente, el propio Lauda sacó el capote para defender la actuación de la FIA en la organización del Gran Premio, si bien admitió que haber empezado un poco antes hubiera sido mejor para la disputa de la carrera en condiciones de seguridad óptimas.

“Es una curva rápida en la que si tienes todo en su sitio no tiene por qué pasar nada, pero si algo falla te vas fuera. Yo he hecho aquaplanning y a Jules le ha pasado lo mismo”, explicaba al respecto Adrian Sutil, el piloto que vio en directo el golpe de Bianchi. Fue tal la fuerza del impacto del piloto francés sobre la grúa, que el Sauber se descolgó y cayó al suelo. Según los primeros datos de telemetría, Bianchi perdió el control de su Marussia a 210 km/h, cuando se estrelló. Una auténtica desgracia para uno de los pilotos más queridos del paddock.

Considerado como una de las grandes promesas de la Ferrari Drivers Academy, el nombre de Jules Bianchi, de 25 años, lleva sonando con fuerza para subirse al Ferrari en cualquiera de estas temporadas. De hecho, hasta este domingo, estaba en todas las listas de candidatos para ser uno de los pilotos oficiales de la Scuderia la próxima temporada, acompañando, previsiblemente, a Sebastian Vettel. Su mayor éxito en estos dos años como piloto Marussia ha sido el noveno puesto logrado en Mónaco, lo que supusieron los dos primeros puntos para el equipo ruso y para él. La relación de Bianchi con Ferrari es muy estrecha desde hace muchos años. Fernando Alonso fue uno de los primeros pilotos que se trasladaron al hospital para interesarse por su estado, ya que le considera un buen amigo. Todos los pilotos de la parrilla se trasladaron al hospital Universitario de Mie para interesarse por la evolución de su compañero.

La FIA confirmó mediante un primer comunicado que el piloto francés fue intervenido quirúrgicamente para tratarle un traumatismo craneoencefálico grave. Posteriormente, le trasladaron a la UCI para seguir monitorizándole, pero los primeros escáneres confirmaron lo que se temían: las lesiones de Jules Bianchi son muy severas y su vida corre serio peligro. No obstante, un ligero resquicio de esperanza llegó después de la operación: Bianchi no necesitó en ningún momento asistencia para respirar, sino que lo hizo por sí mismo.

Desde el hospital remitieron al equipo Marussia y a la FIA para toda información pertinente acerca del estado médico de Bianchi, pese a que en un principio iban a ser ellos los encargados de comunicar cualquier novedad. Las primeras 24 horas desde su operación serán fundamentales, por lo que este lunes habrá una actualización al respecto, pase lo que pase.

Hamilton conquista Suzuka

En lo meramente deportivo, la victoria fue para Lewis Hamilton en un Gran Premio marcado por la lluvia, por primera vez desde Brasil 2011. La prueba arrancó tras el safety car y con la seria duda de si se llegaría a completar. Con Bernd Maylander comandando la prueba, Nico Rosberg y Lewis Hamilton liderando la prueba a la espera de que la lluvia remitiese… o que se decidiese acabar antes de tiempo la prueba. La situación era caótica para todos los pilotos, y de hecho tras dos vueltas, se sacó bandera roja para parar la prueba.

En la reanudación, primer gran golpe de teatro: Fernando Alonso se veía obligado a abandonar después de que su coche se quedase súbitamente sin motor. Un problema eléctrico fue el causante del abandono de Alonso, que junto al duodécimo puesto de Kimi Räikkönen, confirmó el desastroso resultado de Ferrari: por primera vez se quedaban fuera de los puntos en 82 Grandes Premios.

Hamilton y Rosberg se disputaban la victoria, con el británico muy superior al alemán, mientras por detrás Button intentaba pescar algo. Como suele ser habitual, el de McLaren suele sacar rédito de las pruebas con dudas debido a la lluvia, entró el primero en boxes para colocar los neumáticos intermedios, pero después no pudo frenar el empuje de los Red Bull. Tanto Daniel Ricciardo como Sebastian Vettel llegaron desde atrás, empeñados en evitar el alirón de Mercedes -este ha sido el primer GP en el que podrían haberse proclamados campeones de constructores-. El australiano estuvo brillante, con adelantamientos al límite por fuera de la teórica trazada buena, pero fue su compañero el que se llevó el gato -y el podio- al agua.

La gravedad del incidente de Bianchi obligó a dar por finalizada la carrera en la vuelta 44, con lo que los resultados que se dieron por buenos fueron los del giro anterior. Eso permitió que Vettel subiese al podio, ya que en el momento de la finalización de la prueba ya había perdido la posición con su compañero Ricciardo. Al final, el podio más triste de la temporada lo formaron Lewis Hamilton, que sale de Suzuka más líder con diez puntos de ventaja sobre Nico Rosberg, segundo, y Sebastian Vettel. Cualquiera de ellos cambiaría este resultado por ver de nuevo a Jules Bianchi en perfectas condiciones.