Las Provincias

Perfil

Jules Bianchi, el talento francés criado en Ferrari

BIanchi, el día de su presentación con Marussia en el circuito de Melbourne en 2013.
BIanchi, el día de su presentación con Marussia en el circuito de Melbourne en 2013. / AFP
  • El francés debutó con Marussia después de una estraña carambola

Jules Bianchi consiguió su primer asiento como piloto oficial en Fórmula 1 casi de casualidad. Una extraña alineación de la suerte, la casualidad y las intrigas habituales del paddock se pusieron de su lado para permitirle firmar, in extremis, por Marussia en 2013. Este galo nacido en Niza en 1989 vivió en sus carnes uno de los debuts en Fórmula 1 más extraños de los últimos tiempos. En los test de pretemporada 2013 en el circuito barcelonés de Montmeló, Jules vistió los colores de tres escuderías: Force India, para la que ya fue probador la temporada 2012; Ferrari, su 'casa madre' por ser miembro de la Ferrari Driver's Academy; y Marussia, el equipo para el que lleva compitiendo dos temporadas.

Campeón del Masters de Fórmula 3 en 2008 y de las F3 Euroseries en 2009, subcampeón de la GP2 Asia Series en 2011 y de la Fórmula Renault 3.5 en 2012, Bianchi disputa en este 2014 su segunda temporada como piloto de Marussia, después de ejercer como probador de Force India en 2012. La 2013, su primera temporada en Fórmula 1, estuvo a la altura de lo esperado, teniendo en cuenta que Marussia es lo que es: una escudería que pelea por no ser la última y que constantemente vive al filo de la desaparición. Siempre por delante de su compañero Max Chilton, Bianchi fue capaz de sacar lo mejor de sí en carreras como la de Malasia, que acabó decimotercero.

Después de un primer año bastante optimista, su nombre volvió a estar encima de la mesa para subirse al Ferrari. De hecho, probó en la pretemporada de 2014 con el Ferrari F14-T antes de volver a centrarse en su Marussia. Siempre con un monoplaza por debajo de sus cualidades innatas, su mayor éxito deportivo llegó en Mónaco. Donde sesenta años antes su tío abuelo logró un podio, Jules consiguió un auténtico hito para Marussia: un noveno puesto, dos puntos, que supondrán posiblemente la salvación del equipo. Fue el auténtico héroe del Principado.

Con el baile de pilotos que hay en Ferrari de cara a 2015, su nombre ha vuelto a salir a la palestra para ejercer como escudero del futuro líder de la Scuderia. La marcha más que probable de Fernando Alonso y la llegada de Sebastian Vettel requieren a un escudero a la altura. Con un Kimi Räikkönen desanimado y decepcionante, son muchas las voces que piden el ascenso de Bianchi a la primera escuadra de Maranello.

Temas