Bandas de récord

Bandas de música en Mestalla./Juan J. Monzó
Bandas de música en Mestalla. / Juan J. Monzó

Más de 14.000 músicos valencianos entran en el Libro Guinness | Mestalla acoge un acto sin precedentes con 420 sociedades de la Comunitat y el desfile más multitudinario del mundo en las calles

JOSÉ MOLINS

La Comunitat tiene una banda de récord mundial. Anoche las sociedades musicales valencianas entraron en el legendario Libro Guinness por realizar el concierto más multitudinario de la historia en diversas categorías, aunque no se pudo batir la principal, la de la banda más grande, que sigue en poder de los músicos noruegos desde 1964. El estadio Mestalla fue el escenario escogido para el evento, que dio cita a más de 14.000 músicos tocando a la vez, procedentes de 420 sociedades musicales de las tres provincias, unidas en un acto sin precedentes.

Finalmente se batieron 10 de los 15 récords, incluido el del mayor desfile de bandas de la historia. En cambio, quedaron pendientes los ensambles de fagots, flautas, fliscornio, tubas y la banda más grande, ya que el número de asistentes se quedó lejos de los 20.000 requeridos. A las 0.40 horas de la madrugada el juez José María Tomás y Tío fue el encagado de proclamar los récords conseguidos en el evento.

La Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat (FSMCV) fue la organizadora del acto, para celebrar su 50 aniversario y homenajear a los músicos valencianos. Se batieron los récords Guinness en las categorías de mayor ensemble de saxofones, oboes, corno inglés, bombardinos, trompa, clarinetes, percusión corporal, trompetas y trombón, el mayor ensemble de percusión corporal, así como el mayor número de bandas en desfile, que tuvo lugar en los alrededores de Mestalla antes de comenzar el acto.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, asistió al evento. Más de 500 responsables de Guinness vigilaron en todo momento en Mestalla que todos los músicos estaban presentes para batir los registros y así darlos por válidos. Y es que los más de 14.000 músicos se organizaron ocupando las gradas del estadio divididos según el instrumento que tocasen. Así, cada sector del coliseo vibraba cuando les tocaba interpretar.

El presidente de la FSMCV, Pedro Rodríguez, se mostraba orgulloso en declaraciones a LAS PROVINCIAS: «Hemos llenado las calles de Valencia de música, ha sido impresionante ver la avenida de Aragón llena, Blasco Ibáñez lleno, los alrededores de Mestalla, es un gran día. Hemos querido expresar con este récord Guinness que la Comunitat es una referencia en la música, en cualquier orquesta del mundo hay valencianos. Valencia vive especialmente la música, llevamos la música en nuestro ADN. El sueño no era batir el récord, sino poner a las bandas valencianas en el mundo».

Cerca de 300 bandas desfilaron por los alrededores de Mestalla para batir el primer récord, vigente desde 1996, y fueron llenando el estadio, ya que dentro estaban las otras 120 bandas que completaban el acto. Lo cierto es que como el recinto tiene una capacidad para casi 50.000 personas, el aspecto de las gradas reflejaba muchos asientos vacíos, ya que en el evento se dieron cita la mitad de esa cifra para batir los récords.

A las 21.50 horas comenzó el acto en sí. El asalto a los récords para formar la banda más grande del mundo. Repartidos en las gradas, los asistentes formaron una gran banda de música con la habitual distribución de instrumentos y la percusión estratégicamente colocada, principalmente en la grada de la Avenida de Aragón.

Además, la solista Sole Giménez cantó con la Joven Banda Sinfónica de la FSMCV dirigida por Saúl Gómez, y también actuó el grupo Vadebo Cashalada, mientras que después se pudo ver el espectáculo 'Les Fades de la Música' de Xarxa Teatre.

El ambiente fue excepcional durante toda la noche, Mestalla se convirtió en el epicentro musical y los asistentes disfrutaron. Pero también aprovecharon para no dejar pasar la ocasión de pisar el césped. Fue sin duda el momento en que más sufrió la organización. Conforme iban entrando las bandas al estadio, centenares de músicos no se pudieron contener y saltaron al césped, algo que estaba prohibido. Por megafonía tuvieron que pedir hasta en diez ocasiones que volvieran a sus asientos, ya que Sole Giménez ya había empezado a cantar y estaba pasando casi desapercibida.

Durante los momentos de descanso los músicos quisieron poner a prueba los medidores de sonido de Mestalla, y en los videomarcadores se podía ver que llegaban a baremos propios de una mascletà. Atronador. Tampoco faltó la ola dando varias veces la vuelta al estadio, minutos antes de que comenzaran los asaltos a los récords. Además, las más de 270 banderas de las respectivas asociaciones musicales lucían extendidas sobre el césped, a lo largo de la línea de fondo de la Grada Sur y de la zona de tribuna, donde los jugadores suplentes suelen calentar durante los partidos de fútbol. Y es que, recién finalizada la Liga y con el Valencia clasificado para la máxima competición europea, anoche los que fueron de Champions son los músicos de la Comunitat.

Fotos

Vídeos