https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

La zurda de Kang In Lee asombra al mundo

La zurda de Kang In Lee asombra al mundo

El futbolista del Valencia marca de penalti y conquista el Balón de Oro aunque no puede evitar la remontada de Ucrania para ganar el Mundial sub-20

Toni Calero
TONI CALEROValencia

Kang In Lee jugó su último partido de la temporada con el Valencia el 18 de abril. Ese día disputó 23 minutos contra el Villarreal y a partir de ahí, se perdería los últimos nueve compromisos del conjunto blanquinegro, incluyendo la final de la Copa del Rey. El coreano tenía una necesidad: jugar. Con tan sólo 18 años, tanto Lee como Marcelino coincidían, así que el asturiano dio vía libre al zurdo para que se marchara mucho antes de lo previsto a preparar el Mundial sub-20 con su selección. El técnico perdía una opción de refresco para los más habituales, aunque dentro del pacto quedó claro que si necesitaba de los servicios de Kang In Lee, el jugador regresaría a Valencia para echar una mano.

No ocurrió, así que el '10' de Corea del Sur liberó mente y cuerpo junto a sus compañeros de selección y activó el modo apabullante en Polonia. Tanto, que pese a perder la final del Mundial contra Ucrania por 3-1, la organización le escogió como el Balón de Oro del torneo. Un lujo que explica el nivel exhibido por Kang In Lee en el campeonato y además, el dato que no debe pasar inadvertido: el valencianista fue el mejor jugador del Mundial sub-20 sin conquistar el torneo. A Kang In, eso sí, se le llenó el rostro de lágrimas tras el pitido del árbitro. Corea se adelantó con un gol de penalti del valencianista, pero Ucrania fue mejor para voltear con contundencia el marcador y hacer historia, puesto que nunca había gana el Mundial de la categoría.

A ningún club se le escapa que el Valencia tiene a una de las grandes joyas jóvenes del mercado y el Balón de Oro en el torneo no hace sino confirmar el talento y la competitividad (algo que siempre han destacado sus técnicos en la Academia) de Kang In Lee. Con un valor de mercado de 10 millones de euros y una cláusula que asciende a 80, el Valencia debe tomar este verano una decisión clave respecto al jugador. Hay muchos equipos interesados en conseguir la cesión de Lee (entre ellos, el Levante) y obviamente existe el temor de que algún grande apueste de verdad por el valencianista y ponga mucho dinero para llevarse al jugador, cuyo contrato expira en junio de 2022.

Marcelino mantiene su idea. Para progresar, Kang In debe ser protagonista y en un Valencia que repite en Champions será muy complicado que sume muchos minutos. «Tenemos un entrenador 'top', de lo mejor que hay en el fútbol. A veces, el no ponerlo ayuda en su formación. ¿Que Kang In podría participar? Lo sabemos todos. Pero hay que pensar en los que dejan de jugar. Guedes, Cheryshev, Soler, Ferran...», recordaba Chema Sanz, entrenador del Mestalla, en una reciente entrevista para este periódico. «Que la afición esté tranquila con Kang In Lee, el club está cuidándolo, sabe lo que hace. Y está cuidando muy bien a las jóvenes promesas. La paciencia tiene premio. Y luego lo disfrutaremos mejor», concretaba el técnico.

Maradona, Messi o Agüero

Gracias a un Mundial en el que marcó dos tantos y repartió cuatro asistencias en siete encuentros, Kang In Lee escribió su nombre ayer dentro de una lista con auténticas leyendas. Antes que el coreano, fueron Balón de Oro en el Mundial sub-20 futbolistas como Maradona, Prosinecki, Saviola, Agüero, Pogba o Leo Messi. Precisamente el crack del Barcelona es el más joven en obtener el galardón, sólo por delante de Kang In Lee, que lo ha conseguido con 18 años y tres meses. En la lista de Balones de Oro del Mundial sub-20 hay hasta tres jugadores que han vestido la camiseta del Valencia. Nico Oliveira lo conquistó con Uruguay en 1997 y Seydou Keita, con Mali en el torneo de 1999 que se llevó España en una generación liderada por Xavi Hernández e Iker Casillas. Ayer Kang In Lee se quedó a las puertas del título, pero asombró al mundo con su zurda. Y eso es mucho decir.