https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Valencia CF tiene una joya mundial: Kang In

Kang In golpea el balón con su pierna izquierda en las semifinales del Mundial sub-20 frente a Ecuador. / afp
Kang In golpea el balón con su pierna izquierda en las semifinales del Mundial sub-20 frente a Ecuador. / afp

El mediapunta jugará la final sub-20 el sábado mientras Marcelino prefiere que coja experiencia en otro equipo ante la falta de opciones en su plantilla | «Quiero ganar el título», dice convencido Kang In, líder de Corea del Sur y cuyo valor en el mercado pasa de 7,5 a 10 millones

JUAN CARLOS VALLDECABRES

Ha nacido una estrella, es del Valencia, tiene nombre que recuerda a película de artes marciales y cada día que pasa vale más (ayer su valor en el mercado pasó de 7,5 a 10 millones de euros). Se llama Kang In, un futbolista de talento que le ha dado una patada a todas las ataduras que suelen encorsetar a un chavalín que está jugando un torneo de superélite como éste con gente dos años mayor que él. A sus 18 años, el futbolista blanquinegro tiene la oportunidad de conquistar el Mundial sub-20 de Polonia, una cuestión que parecía poco menos que imposible para una selección cuyo mayor logro en la historia era haber llegado a una semifinal (1983), y que este sábado (18 horas) se jugará el máximo honor ante Ucrania, un equipo tácticamente muy serio pero teóricamente de inferior calidad. Y Kang In ni mucho menos oculta su verdadera aspiración: «Quiero ganar el Mundial», ha llegado a comentar. Lo dice con absoluto convencimiento, consciente también que todos los focos están sobre él.

El verano se le está poniendo de cara a Kang In de una manera casi inesperada. Después de contar lo justo para Marcelino, que siempre ha afirmado que hay que actuar con mucha cautela con él, el atacante hizo las maletas en abril y se marchó a preparar esta cita mundialista con Corea del Sur, perdiéndose así el apretado final de competición y la final de Copa del Rey con su equipo. Arrancó el Mundial con un buen nivel pese a que su selección estuvo a punto de ser eliminada a las primeras de cambio, pero su progresión ha sido considerable y fruto de esa confianza que está teniendo en su juego lo dan sus propios números: 4 asistencias de gol. La más importante, la última contra Ecuador que abrió la puerta de la final. Cuando estaban todos los futbolistas preparándose para un envío de falta, Kang In sorprendió con un servicio al lateral que sólo tuvo que enchufarla dentro de la portería ecuatoriana. El 1-0 fue suficiente para decidir el encuentro.

Empezó el Mundial desplazado a la derecha pero el resto de partidos ha desempeñado la función de mediapunta. Detrás del delantero ha demostrado Kang In encontrarse más a gusto y es ahí donde ha sabido exprimir sus cualidades. De momento, Marcelino cuando ha tirado de él, lo ha ubicado pegado a la banda, tanto en la izquierda como por la derecha, sujeto quizás a ese sistema 4-4-2 que el asturiano mantiene con cierta rigidez en el Valencia. Kang In es el encargao de poner en marcha todas las acciones a balón parado de su selección, lo que refuerza todavía más la confianza que tiene en él su entrenador.

El último gran éxito de este nivel que conquistaron jugadores valencianistas en categorías inferiores fue el segundo puesto que Ferran Torres y Hugo Guillamón alcanzaron en el Mundial sub-17 en octubre de 2017. Para Ferran fue el empujón definitivo para su ingreso en la primera plantilla, mientras que Guillamón pasó del juvenil al Mestalla. A Kang In, por su parte, le espera un verano exigente porque será en la pretemporada cuando se tenga que decidir su futuro.

De momento, Marcelino y Mateo Alemany -así lo verbalizó de hecho el director general- opinan que con Kang In hay que seguir teniendo paciencia. Eso, en fútbol y aunque todo puede cambiar de la noche a la mañana, viene a significar que prefieren que el coreano salga cedido a un equipo para que coja minutos. Aquí, por lo que se ve, lo va a tener bastante difícil.

Por eso no es de extrañar las propias declaraciones que está realizando el futbolista en Polonia cada vez que se le pregunta por su situación en concreto. «Volveré -se refiere después del Mundial- como un mejor jugador pero no sé lo que pasará». Hará la pretemporada con Marcelino. Pretendientes tiene.