https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El nuevo Mestalla, un asunto que nadie quiso tocar

T. C. J. VALENCIA.

El Valencia CF y el Ayuntamiento de la ciudad se han reunido ya en varias ocasiones y en los próximos meses van a ser muchas más porque el traslado de Mestalla al campo de Cortes Valencianas ocupa a ambas entidades. Dentro de los plazos estipulados por la Actuación Territorial Estratégica (ATE), el Valencia debería estar jugando en el nuevo estadio en la temporada 2021-2022 y el actual estadio, derribado en 2023. Pasa el tiempo y Meriton sigue sin dar con la tecla que desbloquee la situación, así que Joan Ribó ya ha advertido con anterioridad que hay una cierta comprensión sobre el asunto pero la paciencia no será eterna.

Durante la jornada de celebración del centenario, nadie quiso entrar de lleno en la marcha del Valencia al coliseo de Cortes Valencianas. Sí se apuntaba a que la situación, desde un punto de vista del ayuntamiento, continúa más o menos como estaba en estos meses previos. Se espera desde el consistorio que el Valencia -ayudado por Deloitte- acelere el proceso de venta de las actuales parcelas de Mestalla para avanzar en este problema enquistado ya desde hace mucho tiempo. Como apuntó este periódico, el Valencia prorrogó la fase para escuchar ofertas porque había «25 o 26 interesados» pero ninguna de las propuestas permite al club estudiar las condiciones de pago y entrar de lleno en una negociación.

En su discurso, Ribó dejó hueco para el traslado a Cortes Valencianas. «Hoy soñamos con vuestros éxitos, con la nueva casa del valencianismo donde compartir muchos más siglos de pasión valencianista», apuntó el alcalde, que charló con el presidente Anil Murthy de forma muy distendida.