https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El fichaje de Maxi se cocina a fuego lento

Maxi golpea el balón en un entrenamiento con Uruguay./ afp
Maxi golpea el balón en un entrenamiento con Uruguay. / afp

El charrúa prepara su debut en la Copa América y desde el club de Mestalla se insiste en que se cuenta con el delantero gallego | El Valencia negocia con el Celta mientras se resiste a incluir a Mina en la operación

J. CARLOS VALLDECABRESVALENCIA.

Uruguay fue en 1906 el primer campeón de la historia de la Copa América y por ahora se mantiene como el país más laureado con quince títulos. Aunque este sábado de madrugada arranca el torneo, Uruguay no entra en escena hasta en la medianoche del lunes (se enfrenta a Ecuador) y nadie sabe si será capaz de llegar a esa final del 7 de julio. Para el Valencia, la Copa América ha adquirido una importancia especial desde que Marcelino y Mateo Alemany echaron el lazo a Maxi Gómez, ese delantero charrúa de 22 años que va a llegar a Mestalla para resolver la ceguera anotadora con la que se encontraron -unos más que otros- los Rodrigo, Santi Mina, Gameiro, Sobrino y Batshuayi.

El matiz es que la incorporación, seguramente más avanzada de la versión que se quiere ofrecer dese el propio club valencianista, se está cocinando a fuego lento. De hecho, en el propio Valencia tienen bastante claro que el cierre definitivo no va a ser tan inmediato como se apuntaba hace ya unos días. Eso contribuye a que desde Vigo, el Celta -su actual equipo- participe en el habitual juego de mercadeo veraniego en el que se planteen otras opciones de futuro para el internacional. Por eso se citan clubes interesados como el Inter, West Ham (ya se lo quiso llevar en su día) y Tottenham, por ejemplo.

Esa lista no parece erosionar al menos la confianza que tiene el Valencia a la hora de afrontar la que será seguramente la incorporación más importante de cara a la próxima temporada. Más importante porque se trata de un delantero que llega cargado de moral a la Copa América después de que fuera titular y marcase un gol de cabeza en el amistoso ante Panamá (su segundo con la selección absoluta). La competencia de Luis Suárez y Cavani todavía realza más la aportación que puede tener Maxi en este torneo.

En Vigo no paran de apuntar candidatos a fichar a Maxi pero en el Valencia se está tranquilo

De fondo está el precio por el que va a salir Maxi del Celta. El Valencia está muy lejos de pagar la cláusula de rescisión que tiene (50 millones) y hay que contar también con el 20% del montante global que se llevará su anterior club (Defensor). Maxi Gómez termina su contrato con el club vigués en 2022 y en el Valencia se estiraría seguramente un par de años más su contrato.

En ese impás final se encuentra el Valencia que prefiere no vincular la situación de Santi Mina a la negociación que tiene que cerrar Mateo Alemany con el presidente del Celta. Es más, en Mestalla ahora se insiste en dejar claro -para reforzar su posición- que Santi Mina cuenta para el futuro proyecto de Marcelino y aunque todos los jugadores, en definitiva, están en venta, de momento no se ha planteado una salida del delantero gallego. Pero todo en fútbol y más cuando se trata de fichajes y ventas, queda también a una mera postura semioficial para tener después una mejor posición negociadora.