https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Mangala, la primera concesión a Mendes

Mangala, junto a Parejo y Soler, durante un partido en el Bernabeu durante su primera etapa en el Valencia. /EFE/ J.P.GANDUL
Mangala, junto a Parejo y Soler, durante un partido en el Bernabeu durante su primera etapa en el Valencia. / EFE/ J.P.GANDUL

El Valencia cierra la llegada del francés desde el City a falta de que supere el reconocimiento médico

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

El Valencia vuelve hoy al trabajo, en una sesión a puerta cerrada, en la semana previa al inicio de la Liga y con tres fichajes por firmar para dar por cerrada la plantilla tal y como desea el técnico. Marcelino García Toral compareció tras el partido ante el Inter en el Trofeo Naranja visiblemente molesto con la tardanza de los refuerzos, recordando un discurso que hacía pocas horas ya había puesto encima de la mesa: «Repito lo que dije el jueves, necesitamos un central, un lateral izquierdo y un jugador ofensivo que nos aumente el potencial en esa zona del campo. Dos para completar y uno para potenciar».

Las dos operaciones que están en marcha son las que define el entrenador como complementos. Con la negociación con el Alavés por Laguardia cerrada puesto que el club de Querejeta seguía pidiendo entre 10 y 12 millones por el defensa, una inversión que el club no va a realizar para el rol de cuarto central, Jorge Mendes ofreció a Wallace dos Santos, tras hacerlo previamente al Mónaco, Benfica y Wolwerhampton, y al ser descartado el perfil del defensa de la Lazio el hombre de consenso ha sido el de Eliaquim Mangala con el cual hay un acuerdo cerrado, tal y como informaron fuentes conocedoras de la operación a este periódico, a falta de que pase el reconocimiento médico. Su llegada entra en los parámetros financieros que impone el máximo accionista y que recordó el propio Marcelino el jueves.

Marcelino, molesto por la falta de fichajes: «Hemos invertido bastante menos que los tres que nos preceden y alguno que nos sigue»

Mangala no contaba para Guardiola en el City tras pasarse casi en blanco el último curso por culpa de las lesiones, un aspecto que cerró su pase al Oporto al inicio del verano, y la entidad inglesa ha querido aligerar su masa salarial. Es por ello que, a falta de ofertas para comprar al francés que acaba contrato en 2020, se abrió la opción de ceder al central al Valencia. Una operación de carta de libertad encubierta pero en la que el jugador ha debido perdonar parte de su ficha, o el City hacerse cargo de un porcentaje, puesto que si hay algo que el director general Mateo Alemany se negó a firmar es la quiebra del tope salarial de la plantilla por la llegada de Mangala. De cerrarse la operación si el central pasa el examen médico, Jorge Mendes volverá a traer a Mangala a Valencia, ya ocurrió en el último día de mercado en 2016, y supondrá la primera concesión al agente portugués tras la cumbre de Singapur entre Lim y Alemany. Mendes, desde la llegada del actual equipo gestor deportivo, no ha tenido ninguna influencia en la confección de las plantillas. Su última operación importante fue el fichaje fallido de Nani en 2016, por el que se pagaron 8,5 millones.

Marcelino volvió a mostrarse molesto con la falta de un cuarto central cuando fue preguntado el sábado por la presencia de Garay y Paulista, un riesgo teniendo en cuenta que Diakhaby es duda para el inicio de Liga por una lesión en el tobillo, dejando caer que en los próximos días llegará ese refuerzo: «No fue un riesgo porque no disponíamos de más centrales, puede que durante la semana llegue un central y la decisión de lo médicos es que pensamos que va a estar disponible para el partido contra la Real Sociedad». El técnico tiró de ironía: «Vamos a suspender los entrenamientos para que no se lesionen los centrales. Vacaciones hasta el viernes».

La operación de Laguardia se frenó por la exigencia del Alavés de un traspaso de entre 10 y 12 millones

Que Marcelino acepte la llegada de Mangala, como en su momento hizo con la presencia de Kang In Lee en la primera plantilla pese a mantener que la mejor opción era una cesión, no significa que sea su opción deseada. El perfil que prefería para ese rol era el de Laguardia aunque obligara a una importante inversión. A esa palabra también se refirió tras la victoria ante el Inter, recordando una vez más el esfuerzo de los rivales por reforzarse este verano: «Nos faltan tres jugadores porque desde el consenso de los que analizamos la parte deportiva así lo consideramos desde el inicio y porque queremos competir mejor. Sabemos lo difícil que va a ser la temporada, intentaremos acercarnos a los grandes que sabemos que es muy difícil. Siendo un equipo Champions hemos invertido bastante menos que los tres que nos preceden y de alguno que nos sigue». El asturiano, en el caso de que firme el fichaje de Mangala, insistirá para que esa inversión se realice en el fichaje ofensivo, el que debe «potenciar» el frente de ataque. En sus comparecencias, Marcelino ha evitado definirlo como delantero o goleador, para abrir un abanico donde el perfil sigue siendo uno muy parecido al de Rafinha, la primera opción para los técnicos. El entrenador volvió a lanzar un mensaje claro en cuanto al sentir del bloque tras la presentación: «Hemos creado una gran familia y es muy difícil en el fútbol profesional. Ojalá seamos capaces entre todos de mantener y potenciar esta unión que existe entre los profesionales y su afición».

Jason, descarte y Vallejo dependerá del final del mercado

El Valencia también debe dar un acelerón a las salidas en la semana del arranque de la competición. Tras la marcha de Fran Villalba y Racic el siguiente en salir cedido apunta a Jason Remeseiro. El jugador recién fichado del Levante no tiene sitio por el exceso de jugadores en banda derecha. Quien tendrá opciones como cuarto delantero, en sustitución de Sobrino, si no se mueve el mercado de goleadores en la entidad de Mestalla es Manu Vallejo. Sin dar nombres, así lo confirmó el propio Marcelino tras el partido ante el Inter: «En las salidas no decido yo las cosas. Doy opiniones y decidimos desde el consenso como siempre hemos hecho desde mi llegada aquí. Con uno he hablado personalmente y le he manifestado su situación y con el otro vamos a ver como va a quedar definitivamente la plantilla».