https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Las lesiones lo ponen más difícil

Kondogbia disputa la posición en un centro lateral. / irene Marsilla
Kondogbia disputa la posición en un centro lateral. / irene Marsilla

El innovador once con Kang In se estropea por los percances de Gameiro y Kondogbia

J. CARLOS VALLDECABRESVALENCIA.

Uno se descompuso al principio y otro al final. Mal día para el Valencia. No sólo perdió dos puntos sino que al parte de bajas hay que añadirle dos nuevas casillas. La de Kevin Gameiro (aguantó sobre el terreno de juego menos de diez minutos) y Kondogbia, al que hubo que sustituir en el último tramo del encuentro. Hoy se sabrá el alcance real pero apuntan a semanas. Más problemas para que Celades trate de evitar el desmoronamiento de una nave que el sábado tiene el siempre exigente reto físico y mental de salir vivo de San Mamés. Si las lesiones de jugadores fundamentales siempre son un fastidio, en el caso del Valencia la cosa adquiere mayor trascendencia por el apelotonamiento de partidos que hay. Carlos Soler, Paulista, Piccini, Gayà, Gameiro, Kondogbia... demasiadas ausencias.

A estas alturas del campeonato el Valencia duplica en número de efectivos el parte de bajas que tenía Marcelino en el arranque de la temporada pasada. La de Soler y Piccini no han sido bajas por problemas musculares pero los otros cuatro sí. Y eso siempre es motivo de preocupación. No es la primera vez que los propios entrenadores observan que cuando hay un relevo en el banquillo, con el consiguiente cambio de preparador físico y la tensión que se genera en el vestuario, se corre el riesgo de padecer percances así.

Ahora, no le quedará otro remedio a Celades que tirar de Wass para recomponer el centro del campo o abrirle la puerta del once a Ferran. Delante, Maxi seguirá, con más razón todavía por los dos goles de anoche. Los otros dos implicados en esa faceta son Manu Vallejo y Sobrino, por ahora sin estrenarse ni tan siquiera en las convocatorias.

Esas lesiones, unidas sobre todo al punto que finalmente se llevó el Getafe, enturbiaron lo que pudo haber sido una noche redonda por la remontada, por quien era el rival y por la que parecía iba a ser exitosa revolución de Celades en el once que escogió. Nadie se esperaba lo de Jaume ni lo de Correia, porque lo de Kang In y Diakhaby entraba dentro de las posibles quinielas.

De todos, el que más atención se llevó fue Kang In, con diferencia. La gente hasta casi se olvidó de Peter Lim (hubo cánticos al principio y en algunos momentos pero menos fuertes que el domingo). El tono en el que se anuncia el nombre de Kang In por megafonía ya descubre la operación promocional que se apunta desde el club. A Mestalla le gustó ver a Kang In desde el inicio. Tiene hambre de él. El surcoreano se ha convertido en el objeto de deseo de la afición y tras este partido seguramente más todavía. No todos los días un chaval de 18 años y 218 días sale como titular en un escenario como Mestalla. Para él fue la primera vez y se subió al primer puesto del ranking de jóvenes extranjeros en ser titulares, adelantando a Sissoko, Sunny, Danilo y Banega. Hasta marcó y participó en los otros dos goles. Fue cambiado por Guedes. En lo de los cambios, por cierto, el público abroncó a Celades por su tardanza en hacerlos.