https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El día para que jugar en casa se parezca a hacerlo fuera

El día para que jugar en casa se parezca a hacerlo fuera

El Valencia sueña con la versión de San Mamés y quiere olvidar los partidos ante Getafe y Ajax | Celades necesita que el equipo tapone la grieta defensiva tras los siete goles encajados en los tres últimos choques disputados en Mestalla

PEDRO CAMPOS

Como en casa, en ningún sitio. Pues no, para el Valencia no es así. Al menos en los resultados cosechados. Se marcó un partidazo en Stamford Bridge (0-1), pero los dos siguientes choques en casa acabaron en chasco –Leganés (1-1) y Getafe (3-3)–. Pero este Valencia bipolar deslumbró de nuevo lejos de la terreta. Triunfo de honor en San Mamés (0-1). Y cuando la afición se relamía llega el Ajax y te suelta un bofetón con la mano abierta (0-3). Todo esto ha ocurrido con Albert Celades en el banquillo. La falta de regularidad es la nota que domina el presente del Valencia. Eso y que le marcan muchos goles y que le cuesta anotar. Por tanto, el problema es serio. Muy serio. Hay quien lo achaca al cambio de sistema –el catalán intentó aplicar un 4-3-3 y tuvo que acabar muriendo en el 4-4-2 que utilizó Marcelino durante dos años– y otros al estilo, a querer dominar el balón y ser protagonista. Al final, todos tienen parte de razón. Falta que la libreta de Celades se traslade con eficacia al césped. El proceso está costando más de lo esperado, pero la confianza en lograrlo es total.

El técnico del Valencia ya ha verbalizado en una rueda de prensa que el equipo sufre en la retaguardia. Es un hecho. Dos goles de media encajados por partido es excesivo. Hoy tiene una oportunidad perfecta para variar de nuevo la tendencia. Llega el Alavés, que sólo ha conseguido un punto de nueve posibles fuera de su estadio. El equipo de Asier Garitano destaca por su pelea, por ser un rival incómodo, pero es vulnerable. Y eso que guardar su portería es lo que mejor hace, porque sus mayores problemas llegan en la creación de juego y en el gol. Dio un pequeño empujón con su victoria en casa frente al Mallorca (2-0), pero ahora hay que medir la tendencia contra un morlaco. Recupera para la causa a Manu García y pierde a Wakaso por sanción y al guardameta Pacheco por lesión. Por tanto, en la portería estará el valenciano y valencianista Antonio Sivera. El club de Mestalla lo vendió con una opción de compra. Tiene un futuro grandioso, sólo necesita jugar partidos con continuidad.

¿Celades hará rotaciones? En su periplo valencianista ha demostrado que es proclive a ello. Las novedades pueden llegar en la defensa, con la entrada de Thierry Correia en el lateral derecho y de Diakhaby en el centro, y en el centro del campo con el acceso de Cheryshev en el extremo izquierdo. No es descartable tampoco que Kang In tome la zona derecha de Ferran Torres. Arriba se mantendrá el dúo habitual, ya que Gameiro sigue lesionado y el entrenador no confía tanto en Vallejo o Sobrino para darles la titularidad en una cita vital.

El equipo debe mostrarse poderoso en su morada. Ante el Alavés y ante cualquiera. Tiene que ser su seña de identidad. Es bonito jugar bien pero es más bonito ganar. El Valencia siempre ha sido bronco y copero. Que así sea.