https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

José María Sanz: «El Valencia sabe lo que hace con Kang In Lee, la afición puede estar muy tranquila»

José María Sanz, en el Antoni Puchades de la ciudad deportiva de Paterna. / manuel molines
José María Sanz, en el Antoni Puchades de la ciudad deportiva de Paterna. / manuel molines

«Intenté convencer a los jugadores de que eran buenos y podían competir contra todos. Así llegamos al objetivo», explica el entrenador del Mestalla

TONI CALEROVALENCIA.

A José María Sanz no hay forma de atemperarle el optimismo. Nunca. Con más motivo cuando ha cumplido el objetivo tras superar una situación crítica. En una «mini Liga de doce partidos» salvó al Mestalla del descenso a Tercera. El técnico entró al vestuario con la idea de desdramatizar la situación: «Esto no va de jugarnos la vida, el fútbol es un juego. Y para jugar sobra el miedo, porque te bloquea».

-¿Así fue su primera charla en el vestuario del Mestalla?

-Cuando las cosas no van bien, la gente tiene poca confianza en sí misma. Lo primero que intentamos fue hacerles ver que eran buenos futbolistas. Podía suceder lo de bajar a Tercera y no pasa nada. No podemos jugar pensando en las consecuencias. Y fueron ganando puntos, viendo que era posible. Sumaron 20 en 12 partidos, que son muchos. Vieron que eran capaces de competir contra todos. Y llegamos al objetivo.

-¿El filial tenía mejor equipo de lo que dijo la clasificación?

-Hay tres jugadores que destacan en la primera vuelta y el club considera que pueden dar un saltito: Racic se fue al Tenerife, Álex Blanco al Alavés, Kang In al primer equipo... En estos 12 partidos hemos estado quintos y antes (con Miguel Grau de entrenador) vi empates en los que el equipo merecía ganar. Éxito y fracaso a veces están cerca.

-Le ha gustado esto de ser entrenador 'jefe'.

-He conectado con la gente joven y es buen sitio en el que estar. Yo tenía contrato y después de la experiencia, tanto al club como a mí nos pareció bien seguir. Es un reto bonito, tengo ilusión por hacer una temporada entera.

-¿Habrá revolución en verano?

-No diría revolución. Algunos jugadores sí que puede que sigan, no habrá veinte jugadores nuevos. Van a haber bastantes incorporaciones porque teníamos cedidos. Hay otros que ya han acabado su ciclo en el Mestalla y hay que buscarles un escalón superior. Revolución como tal, no. Cambio considerable, es probable.

-¿Seguirá Hugo Guillamón?

-Es de los jóvenes e internacional sub-19 y es su segunda temporada en el Mestalla. Es uno de los jugadores que a lo mejor, dependiendo de las posibilidades que tenga, está preparado para dar un pasito más.

-Ahí hay jugador...

-Internacional en todas las categorías, eso significa que tienes condiciones. Ya lleva dos años jugando en el Mestalla y este año ha sido muy protagonista. Como es polivalente, al final es maravilloso para el entrenador. En la medida en la que podamos darle un saltito en su formación y sea un estímulo distinto, pues lo haremos. ¿Que tiene que jugar con nosotros? Maravilloso, estaremos encantados.

-Koba Koindredi ha sido una de las grandes sensaciones del curso en Paterna. ¿Tan bueno es?

-¡Uf! La verdad es que sí. Es un jugador con mucho futuro. Tiene muchas cualidades y un futuro tremendo. Es un jugador en el que hay puestas muchas esperanzas y nos demuestra que tiene unas condiciones para poder llegar y jugar al más alto nivel. Hay que tener paciencia. En ocasiones las prisas de la sociedad o del entorno futbolístico te animan a ponerlo, pero los entrenadores solemos ir con mucho cuidado.

-Salvando las distancias, el discurso de Marcelino con Kang In Lee.

-El que mejor conoce al jugador es el entrenador. Tenemos un entrenador 'top', de lo mejor que hay en el fútbol. A veces, el no ponerlo ayuda en su formación. ¿Que Kang In podría participar? Lo sabemos todos. Pero, hay que pensar en los que dejan de jugar. Guedes, Cheryshev, Soler, Ferran... Lo queremos todo pero no puede ser. Y el que mejor lo conoce y el que vela por la carrera del futbolista, es el entrenador.

-¿Y si Kang In se cansa y busca una salida para tener más minutos?

-Que la afición esté tranquila con Kang In, el club está cuidándolo, sabe lo que hace. Y está cuidando muy bien a las jóvenes promesas. La paciencia tiene premio. Y luego lo disfrutaremos mejor.

-Ahora es a usted, como entrenador del filial, a quien Marcelino le 'robará' futbolistas...

-La relación que hay entre todos nosotros es extraordinaria. He aprendido muchísimo de Marcelino y es un placer que mis jugadores suban al primer equipo. Les digo que es un premio y tienen que dar su mejor versión. Porque van a entrenar con jugadores de primer nivel. Bienvenido sea porque el gran objetivo es que esos futbolistas acaben ahí.

-¿La llegada de Marco Otero mejora a la escuela del Valencia?

-Somos conscientes de las necesidades de potenciar la cantera porque es una fuente de recursos para el primer equipo. Intentamos poner a la cantera del Valencia a la altura de las mejores del mundo.

-¿Y Pablo Longoria tiene un papel importante en la base?

-La gente se quedaría alucinada porque conoce todo sobre cualquier futbolista. Conoce el mercado, es una persona valiente y convencida a la que le gusta arriesgar para traer gente de nivel y apostar por jóvenes valores. Como tiene un conocimiento tan profundo del mercado, es un gran fichaje para el Valencia.

-¿Hasta qué punto lo pasaron mal en los primeros meses de competición, cuando usted aún formaba parte del primer equipo?

-El entorno es más nervioso que el cuerpo técnico. La falta de eficacia no podía durar siempre. ¿Qué debes hacer? Seguir creyendo. Construir un gran proyecto reside en dar estabilidad. El club hace las cosas con sentido común. El Valencia tiene credibilidad por cómo está haciendo las cosas y eso lo tenemos que trasladar a la gente. Este año nos ha dejado una gran lección respecto a la impaciencia. El centenario se ha acabado de la mejor forma posible.