https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El sueño de la Copa viaja en un 600

VCF

Dos aficionados del Valencia personalizan el mítico coche con motivo de la final

LOURDES MARTÍ

Santi Raga y Nacho Machancoses son hombres de palabra. «Un día dijimos que tendríamos que ir a una final del Valencia en 600, pero entonces no teníamos ni el coche ni la final». El primero se hizo con un modelo del mítico utilitario con más de 57 años de antigüedad. «Tuve la oportunidad y lo compré, lo reparamos y ya teníamos el coche», continúa Santi. A base de remontadas, goles y victorias, los chicos de Marcelino hicieron el resto: «Y después de eliminar al Betis, ya teníamos la final de la Copa del Rey, así que no dudamos en hacer el viaje», comenta. Hoy a las 9 horas saldrán de Mestalla.

El Valencia forjó su amistad. Ambos son miembros de la peña 'Sentiment pel món' y van juntos a Mestalla. Muchas carreteras recorridas por el amor a unos colores. Como muchos otros. Pero esta vez, los 654 kilómetros que separan Valencia de Sevilla serán especiales y más largos de lo habituales, ya que tendrá que hacer una parada cada 90 kilómetros. Pero también serán inolvidables.

VCF

El 600 de Santi no es un 600 cualquiera. Está personalizado. El escudo del Valencia en el capó y en el techo, el murciélago del centenario. En una puerta, el palmarés del club de Mestalla y por todo el vehículo, nombres de futbolistas que han galopado por los estadios defendiendo el escudo del Valencia. «En la carrocería del coche también se han inscrito los nombres de nuestros ídolos de ahora y de siempre. No aparece el nombre de ningún jugador actual», describe. Se rememora a los desaparecidos Mundo o Pasieguito.

También se recuerda a históricos alejados ya desde hace tiempo de los terrenos de juego (el partido de Leyendas por el centenario no cuenta), como Kempes o Bossio. Aunque decidieron no poner ningún nombre de la plantilla de Marcelino, sí que está Camarasa como delegado del equipo. También futbolistas en activo como Mata o Silva. Tuvieron algún que otro susto de rápida solución: «Pusieron a Carboni con v... pero lo cambiamos enseguida», confiesa Santi. El espíritu valencianista y del centenario tiene su extensión en el interior del vehículo, con varias bufandas.