https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Lo que mal empieza, Guedes bien lo acaba

Guedes y Steven Bergwijn, en una acción de la final. / afp
Guedes y Steven Bergwijn, en una acción de la final. / afp

La presencia del jugador del Valencia en el once con Portugal en la final de la Liga de Naciones fue una sorpresa, así como el golazo de la victoria El extremo termina con dos títulos en una irregular campaña

C. V.VALENCIA.

Hace justo un año, Gonçalo Guedes estaba a estas alturas disfrutando de sus vacaciones sin saber con qué camiseta iba a jugar. Propiedad del PSG pero consciente de que no iba a tener sitio en el equipo parisino pese a la buena temporada que había realizando con el Valencia, Guedes empezaba su periodo veraniego pegado al teléfono, a la espera de que Peter Lim y Jorge Mendes pudieran convencer en algún momento al propietario de la entidad gala, Nasser Al-Khelaïfi.

Le acabaría perjudicando esa situación tan incierta porque Guedes no ha sido el Guedes que todos esperaban. En un año cargado de irregularidades, el fichaje más caro de la historia del Valencia ha conseguido cerrar su temporada particular con un sobresaliente, a pesar de que su nota media final supera con mínimos el aprobado justo. En el peor año posiblemente de su carrera, el extremo ha conseguido dos títulos en apenas dos semanas. Más rendimiento imposible. La Copa del Rey la festejó por todo lo alto pese al enfado que llevaba por no haber cuajado un buen partido, mientras que un zapatazo suyo le dio a Portugal este domingo y ante Holanda el trofeo de la Liga de Naciones. Kempes y él son los únicos jugadores del Valencia que han marcado en una final de selecciones.

De esta manera, Guedes se marcha de vacaciones con la sonrisa en el cuerpo, cuestión que le debe servir para olvidar los continuos cabreos que se ha llevado de manera particular este año en sus compromisos con el Valencia. Así, por ejemplo, en la zona mixta del Villamarín y una hora después de festejar el título de Copa del Rey sobre el césped con compañeros, familiares y amigos, Guedes desfiló a toda prisa hacia el autobús del equipo, con la mirada puesta en el suelo y ni tan siquiera se giró pese a las peticiones de los periodistas.

A sus 22 años, Guedes ha irrumpido en la selección portuguesa en el mejor momento, porque todo apuntaba que en la final de la Liga de Naciones iba a estar en el banquillo pero finalmente entró en el once en el sitio de Joao Félix para acabar dando el gol del triunfo a su equipo, precisamente ante Cillessen, uno de los que gustan a Marcelino.

El Valencia empieza este año a pagar al PSG el traspaso del delantero portugués, un jugador al que Lim colocó como estandarte del proyecto. Hay que recordar la foto que buscó el propio Lim en el aeropuerto de Manises cuando posó con el jugador tras llegar a un acuerdo col el propietario de PSG.