https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Hola Champions, soy el Valencia CF

Valencia-Real Madrid. / EFE

Suma ya 17 partidos sin perder para situarse a un punto de la cuarta plaza

Pedro M. Campos Dubón
PEDRO M. CAMPOS DUBÓNValencia

Toc, toc. ¿Hay alguien ahí? Sí, soy Messi, que estoy sentado en la mesa con Griezmann. Benzema acaba de salir un momento. Pues pon un nuevo cubierto para Parejo. Hola Champions. El Valencia ya está aquí. A sólo un punto. El Getafe ya siente el aliento de un equipo aristocrático. Es su linaje. Porque es un equipazo. ¿Quién se acuerda del inicio de temporada? Este es el Valencia. Dominador. Venció al Real Madrid por aplastamiento. Hasta Marcelino consiguió romper una de sus taras como técnico, que era no ganar a los grandes. El grande fue el Valencia. Gigante. Puede ser una temporada histórica. A un saltito de pisar puestos de Liga de Campeones, en la final de la Copa del Rey y lanzado en la Europa League. Temporadón Con récord incluido. Son ya 17 partidos sin conocer la derrota. No se teme a nadie. Ni al Real Madrid, históricamente un coloso. Pero acabó dominado de principio a fin por un grupo de futbolistas que se expandieron conforme pasaban los minutos.

Marcelino tenía un plan. Y le encanta que los planes salgan bien. Como le pasaba al Equipo A. El Valencia le dejó el balón al Real Madrid y se apoderó de las ocasiones. Los goles, justamente, llegan cuando los equipos se acercan al área. El conjunto de Zidane sobó el balón como nunca -acabó con una posesión superior al 60 por ciento y con más del doble de pases que el Valencia- pero el que ya se iba al descanso por delante en el marcador era el equipo local. Los futbolistas blanquinegros se lanzaban en tromba hacia el área rival cada vez que se apoderaban del esférico. Las bandas funcionaban y los delanteros se movían como anguilas. Desde el 34, que llegó el gol de Guedes, hasta el 45 hubo tantas ocasiones como minutos. Keylor Navas acabó mareado. Le llegaban por todos los lados. El Valencia arrinconó al Real Madrid y descubrió las carencias defensivas capitalinas. Gameiro lanzó un remate ajustado al palo, Kondogbia lo hizo momentos después pero el balón salió alto, luego Rodrigo buscó el ángulo con su pierna izquierda y el esférico rozó el palo, y ya cuando la primera mitad moría el Valencia ejecutó una contra perfecta aunque el centro de Wass lo desbarató Varane.

La afición miraba con asombro. Si pestañeas te lo pierdes. Hasta el carrusel de oportunidades valencianistas se vio muy poco con la excepción de los cansinos pases laterales del Madrid. Hasta el minuto 18 no llegó el primer acercamiento valencianista, con una acción de Rodrigo que no supo finalizar y los de Zidane sólo tuvieron un disparo de Kroos desde fuera del área que atajó Neto. Además, el Real Madrid no supo aprovechar una ventaja clara que se le presentó nada más iniciarse el choque. Wass vio la amarilla en el minuto 5 por una acción con Asensio. Pues nunca más volvió el balear a encarar al danés. Estas cosas hay que decirlas desde la banda. Para eso hay que estar atento y leer bien los partidos. Zidane y sus muchísimos ayudantes no cogieron las gafas de lectura. Ya si acaso me espero a que salga la película.

A todo esto, Guedes marcó gol. Por fin. 40 millones costó el portugués y hasta ahora parecía que valía calderilla. No se marchaba de nadie. Di Stéfano hubiera dicho que Guedes no se iba ni de Gonçalo. Tampoco lo consiguió demasiado ayer en Mestalla. Le tocó delante a un correcaminos como el vasco Odriozola. Estuvo a punto incluso de ser sustituido por unas molestias físicas, pero aguantó y dio resultado. Le llegó un balón en la frontal del área a pase de Carlos Soler y el luso engañó a Keylor con su cuerpo y ajustó el balón al palo derecho. Su cotización subió unos diez millones, pero aún quedan treinta para ser el hombre diferencial de sus primeros partidos como valencianista la pasada temporada.

La segunda mitad siguió el mismo guión. Los contragolpes del Valencia eran de manual. Espectaculares. Los futbolistas salían como aviones en cuanto tomaban el balón. El Real Madrid no sabía atajar la herida. Carlos Soler convirtió a Marcelo en un juvenil. Pero no del A, del C. Se fue cuando y como quiso. En el minuto 52 tuvo una ocasión clarísima para marcar el segundo gol valencianista, pero su remate lo desbarató Keylor Navas. Eso sí, tenía a Gameiro más solo que la una. Sólo un instante después Kondogbia remataba fuera un cabezazo casi perfecto. Tenía que llegar el tanto. Era cuestión de tiempo.

Marcelo, o ese futbolista que se le parecía, tuvo un chut flojito. Tan flojito como su partido. Rodrigo, que sabe de qué va esto, se dejaba caer hacia esa zona para buscarse ocasiones. En una de ellas se marcó un jugadón de escándalo, encaró a Ramos, que se retrasó, y el disparo del valencianista salió rozando el palo. Era fútbol de Champions. De lujo.

Zidane intentó buscar algo con Isco y Bale. Pero daba igual. Aquí manda el Valencia. Y lo hace con contragolpes maravillosos. Uno de los mejores llegó en el minuto 73, con cuatro futbolistas del Valencia corriendo como galgos hacia la portería madridista, pero al final parecía que les daba vergüenza marcar el gol. Toma tú el balón que a mí me da la risa. Pero ninguno acertó. Sí lo hizo diez minutos después Garay, imperial Garay, en un córner lanzado por la Leyenda Parejo. Se alzó majestuoso para cabecear a la red. Mestalla se caía. Hasta quienes no quisieron animar tuvieron que hacerlo. Este equipo ilusiona. Tiene el sello de Marcelino. Los rivales le temen. Pero el Real Madrid aún tiene orgullo y cuando el partido ya moría, en la prolongación, Benzema remataba a la red de cabeza. Pero no daba tiempo para más. Sólo para que el árbitro señalara el final y el coliseo de la avenida de Suecia estallara de alegría. Y de admiración por un equipo que a este ritmo puede llegar donde quiera. Donde desea y debe estar es en la próxima Liga de Campeones. Sólo queda un paso. Toc, toc. Abran la puerta de la máxima competición que llega el Valencia.

2 Valencia CF

Neto; Wass, Diakhaby, Garay, Gayà; Carlos Soler (Ferran, m.79), Parejo, Kondogbia, Guedes (Cheryshev, m.72); Rodrigo y Gameiro (Santi Mina, m.85)

1 Real Madrid

Keylor Navas; Odriozola, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos (Isco, m.64), Modric; Lucas Vázquez (Mariano, m.78), Asensio (Bale, m.64) y Benzema

GOLES:
1-0, m.35: Guedes. 2-0, m.83: Garay. 2-1, m.93: Benzema
ÁRBITRO:
Pablo González Fuertes (Comité asturiano). Amonestó por el Valencia a Wass y Parejo, y por el Real Madrid a Odriozola y Marcelo
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la jornada 30 de LaLiga Santander disputado en el estadio de Mestalla ante 44.274 espectadores