https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Guedes desatado; el Levante encadenado

Valencia-Levante. / AFP

El Valencia desarbola al equipo granota con el portugués en plan figura, los goles de Santi Mina y la personalidad de Soler

Pedro M. Campos Dubón
PEDRO M. CAMPOS DUBÓNValencia

El fútbol, como en la vida, está lleno de frases hechas. Dicen que la alegría va por barrios. Pues sí. En este caso es literal. El Pla del Real tiene una sonrisa de oreja a oreja y Orriols sufre en silencio. El Valencia roza la Champions y el Levante coquetea con el descenso. Los blanquinegros sometieron a los azulgrana. Fue uno de los duelos locales más desequilibrado. El Levante no tuvo opción de pelear ni cuando logró el empate. Se mostró encadenado en un juego simplón ante el aluvión de ocasiones del Valencia. Los de Mestalla fueron un equipo y fueron muchos personajes. Guedes magistral, Carlos Soler con personalidad y Santi Mina goleador. Pero que nadie se olvide de Garay y Gabriel Paulista, la mejor pareja defensiva del campeonato. El Levante ni estuvo ni se le esperó jamás.

Guedes no se iba de Gonçalo. Era una frase muy de Di Stéfano. Pero no hay mal que cien años dure. El portugués ha necesitado 32 jornadas de Liga para regenerarse. Guedes vuelve a ser Guedes. El futbolista diferencial. El extremo veloz que genera ocasiones a porrillo. Y hasta un delantero que marca y hace amigos con sus pases. Marcelino aprovechó la ausencia de Rodrigo para dar dinamismo a la delantera. El técnico acertó. Como siempre. No falla en los cambios; ayer tampoco en la alineación inicial.

El primer balón que tocó Guedes fue para dar un pase al área que remató Santi Mina de cabeza a la red. Era el minuto uno y treinta segundos. Es tan acierto del Valencia como empanada del Levante. La vida se vive despierto. Todos los planteamientos previos de Paco López se marchaban por el sumidero. El entrenador de Silla había apostado por defensa de tres, con Róber Pier en el centro del campo en lugar de Bardhi y con el morbo de Jason en la banda derecha. No había sudado nadie y ya no valía nada. Y enfrente aparecían dos motocicletas con el tubo de escape trucado. Guedes y Cheryshev corrían que se las pelaban. El portugués lucía ocasiones como antaño. Encara al defensa, lo dribla y chut seco. A los cuatro minutos de juego ya lo había probado. Se le fue alto por poco. Instantes después Guedes pedía el balón y se marcaba un jugadón de crack para dejar el balón a Cheryshev que casi acertaba. El Dúo Dinámico. El Levante no sabía qué hacer para frenar la oleada. Pese al asedio, Roger puso en aprietos a Neto con un fuerte disparo. Fue la primera y única ocasión granota. La dupla rusa-portuguesa volvía a unirse en otro pase de Guedes que remataba fuera Cheryshev en un buen cabezazo. Parecía que el dominio era absoluto, pero las estadísticas marcaban que el 60 por ciento de la posesión era del Levante. Había sido la posesión más inútil de la temporada. De qué vale tener el balón si no avanzas.

Sobre la media hora de partido hubo cambios en ambos equipos. Uno obligado -la lesión de Piccini envió al terreno de juego a Coquelin- y otro a la desesperada. Paco López se olvidaba de los tres centrales y ponía una línea de cuatro atrás, con tres centrocampistas y otros tantos futbolistas en ataque, con Roger en punta y escoltado en las bandas por Morales y Jason. Nadie se dio cuenta porque no tuvo ninguna repercusión positiva para su equipo. Tanto que fue el Valencia el que dispuso de dos ocasiones tan claras que el balón no entró por centímetros. En la primera tras una jugada coral, con un pase maravilloso de Guedes a Wass, que acabó cabeceando Cheryshev y Coke sacó desde la línea. En ese mismo lugar Aitor desvió un testarazo de Santi Mina. El gallego tuvo la primera y la última de la primera parte. El Levante, por cierto, seguía dormido.

Debió Paco López pegar algún chillido en el vestuario azulgrana porque alguno abrió los ojos. Rochina uno de ellos. Fue saltar tras el descanso y se acercaba al área valencianista con un disparo seco que paraba Neto. ¿Volvía el Levante competitivo que tantas alegrías ha dado con Paco López? Pues no. Y eso que empató. Pero ni ellos lo consiguieron. Tuvo que ser Carlos Soler el que hiciera el gesto absurdo del partido. En un centro al área quiso despejar con su muslo derecho. El balón, que no tiene amo, salió por donde quiso. Tomó la dirección equivocada a la intención del valencianista. Gol. Empate en el minuto 55. Pero ni con ese destello despegó el Levante. Buena culpa de ello la tuvo el propio Carlos Soler. Un tipo con personalidad. En lugar de entristecerse, se creció como un gigante. Se puso a jugar al fútbol. Tanto que sólo dos minutos después fabricaba una de las maravillas de la competición. El canterano se marcó un taconazo de genio para que Guedes anotara de tiro cruzado. Se había juntado el hambre con las ganas de comer. Guedes desatado y Carlos Soler desenfrenado. El joven valenciano quiso hurgar en la herida. Sin compasión ante los vecinos. Con la cabeza agachada no pudieron disfrutar de otra preciosidad de Soler. Tras rozar el gol, el balón cayó a Gayà, que centró al área y el interior derecho la volvió a tener con un chut potentísimo que repelió el palo, pero allí estaba Mina para sentenciar.

Marcelino entendió que era el día de los homenajes. La jornada para romper en aplausos. Las manos del pueblo casi sangraron con las palmas mientras salía Parejo del campo y cuando, instantes después, lo hacía Guedes -salió el deseado y atrevido Kang In-. El portugués, por cierto, dejó varias delicatessen antes de tomar la puerta del vestuario. Primero con un taconazo y luego con un chut que se marchó alto por poco a pase en vaselina de Carlos Soler. Recordarles que el Levante sí estuvo en el césped en la segunda mitad. Que jugara es otra cosa. Paco López tiene que reanimar a su gente. Es válida y sabe. Falta un empujón. Necesitamos más derbis en Valencia.

3 Valencia CF

Neto, Piccini (Coquelin, m.32), Garay, Gabriel Paulista, Gayà, Carlos Soler, Wass, Parejo (Gameiro, m.71), Cheryshev, Santi Mina y Guedes (Kang In Lee, m.78)

1 Levante UD

Aitor Fernández, Jason, Cabaco, Vezo, Coke, Luna (Moses, m.68), Rober Pier, Campaña, Rochina (Bardhi, m.77), Roger (Borja Mayoral, m.68) y Morales

GOLES:
1-0, m.2: Santi Mina. 1-1, m.56: Carlos Soler en propia meta. 2-1, m.58: Guedes. 3-1, m.64: Santi Mina
ÁRBITRO:
Undiano Mallenco (comité navarro). Amonestó por el Valencia a Carlos Soler y Kang In Lee y por el Levante a Borja Mayoral y a Cabaco
INCIDENCIAS:
partido disputado en Mestalla ante 42.120 espectadores