https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Valencia CF ya es tercero y subiendo

Rodrigo disputa un balón con varios jugadores del Espanyol./Manuel Molines
Rodrigo disputa un balón con varios jugadores del Espanyol. / Manuel Molines

Los de Marcelino adelantan al Real Madrid y tienen al Atlético en el punto de mira

HÉCTOR ESTEBANValencia

El Valencia se mide por su ambición. Marcelino ha inoculado en la plantilla la virtud de la exigencia permanente. Salir a cada partido como si fuera el último de la Liga es lo que permitirá al Valencia superar sus objetivos. Al inicio de la temporada la Liga de Campeones era más un deseo que una realidad. Hoy es casi un hecho. Lo cómodo, con el botín en el bolsillo, hubiera sido dejarse llevar. Pero este Valencia es voraz. Al Real Madrid ya se le ve por el retrovisor y el Atlético está en el punto de mira. Quedan siete jornadas de Liga para aprovechar cualquier tropiezo de los de Simeone. Sin aquella crisis de invierno, donde la Copa del Rey exprimió la exigencia y las fuerzas, el Valencia de Marcelino sería hoy seguro el segundo de la Liga, el primero de los mortales tras el invicto Barcelona. El Valencia ha sumado 25 de los últimos 27 puntos en juego. El dato es demoledor y más al final de la temporada.

El partido ante el Espanyol quizá no fue un manual de buen juego pero, como ya pasó en Butarque, la pegada fue suficiente para llevarse los tres puntos. Los catalanes presentaron oficio y peligro. Dos consecuencias del bueno juego que plantearon en Mestalla. Hubo muchos momentos en los que en el dominio del balón fueron superiores al Valencia pero no convirtieron en gol el peligro. Los locales, que viven un idilio permanente con Mestalla en esta temporada de reconciliación, hicieron del contragolpe una vez más su camino más recto al éxito.

LAS CLAVES

Gol anulado
El Espanyol se queja de un tanto anulado a Gerard a los veinte segundos por fuera de juego.
En racha
Casi todo lo que toca Rodrigo Moreno es gol. En una semana ha sumado seis puntos vitales para su equipo.
Kondogbia
Un jugador fundamental para el Valencia. Da el equilibrio necesario y es un pilar para el proyecto futuro. Vale los 25 millones que cuesta.
ambición
Es el gen más importante que ha inyectado Marcelino en una plantilla que terminó depresiva la última temporada.

Es cierto que de inicio el partido pudo cambiar el guion previsto sobre la pizarra. A los 20 segundos, Gerard Moreno alimentó la moviola con un gol que Gil Manzano anuló por fuera de juego. El delantero del Espanyol arrancó entre los centrales desde una posición con un punto de partida para la polémica. Si hubo posición ilegal fue por milímetros. El tanto del delantero perico hubiera cambiado el partido en el caso de subir al marcador. Y esos son los errores defensivos que Marcelino no tolera. Seguro que en el descanso hubo un pequeño toque de atención a la línea defensiva, que se mostró a un gran nivel durante el resto del partido para achicar las llegadas del rival.

Rodrigo está en el mejor momento de la temporada y debe de ser un fijo en la lista de LopeteguiGuedes volvió a ser eléctrico; Neto exhibió seguridad y Kondogbia estuvo imperial

El Espanyol fue un gran equipo en la primera mitad. Gerard Moreno, al que Marcelino tuteló en el Villarreal, es un ariete con calidad y mucho peligro. Un tipo que tendría cabida en el embarque al Mundial de Rusia si no fuera por el dulce estado de otros delanteros como Rodrigo y Iago Aspas. El club catalán estuvo afinado en todas sus líneas. El canterano Melendo fue el complemento perfecto para Gerard.

Lo mejor que le pudo pasar al Valencia fue marcar pronto. Un tanto que contuvo el zafarrancho inicial del Espanyol. Guedes exhibió su mejor versión, esa que enamoró al inicio de la temporada, enredó las piernas de Marc Navarro y buscó la diestra para poner el balón en el segundo palo. La pelota fue donde tenía que ir, donde se entrena en Paterna para que entrara Rodrigo Moreno y cabeceara dentro de la portería. El internacional suma su decimoquinto gol de la temporada y un argumento más para ser fijo en la lista mundialista de Lopetegui. En las últimas jornadas la pegada de los de Marcelino es un veneno mortal.

La ventaja puso el partido donde el Valencia quería. El balón para el Espanyol, bien protegido por Sánchez y con la creación de Darder y Jurado a flor de piel, y las contras para el Valencia. El partido quizá mereció algún gol más antes del descanso pero Neto y Pau López se encargaron de despejar cada una de las oportunidades.

La gran diferencia entre los dos equipos tenía un nombre: Kondogbia. La incorporación del francés al Valencia en agosto se puede considerar como el gran 'robo' de la temporada a nivel europeo. Es inexplicable que el Inter de Milán prescindiera de un jugador de las prestaciones del galo, al que Deschamps debería llevar al Mundial si quiere que aumenten sus posibilidades de ganar el torneo. Kondogbia vive a una pelota pegado, abarca lo imposible y es el pulmón que oxigena el trabajo de sus compañeros. Sus piernas de ébano son kilométricas. El futuro del Valencia pivota en la permanencia de un futbolista que ahora mismo vale más de 25 millones de euros.

1 Valencia CF

Neto, Montoya, Garay, Gabriel, Gayá, Carlos Soler (Ferran Torres, m.88), Parejo, Kondogbia, Guedes (Andreas Pereira, m.81), Rodrigo y Zaza (Santi Mina, m.78)

0 RCD Espanyol

Pau López, Marc Navarro, David López, Hermoso, Didac Vila, Darder, Carlos Sánchez (Granero, m.64), Jurado (Leo Baptistao, m. 61), Piatti, Melendo (Sergio Garcá, m.83) y Gerard Moreno

GOLES:
1-0, m.6: Rodrigo
ÁRBITRO:
Gil Manzano (Colegio extremeño). Mostró tarjeta amarilla a Carlos Soler, Kondgbia y Garay por el Valencia y a Carlos Sánchez y Leo Baptistao por el Espanyol
incidencias:
partido correspondiente la trigésimo primera jornada disputado en Mestall ante 36.300 espectadores. El entrenador del Espanyol, Quique Flores, no viajó a Valencia al padecer un proceso viral. Estuvo en el banquillo el segundo entrenador, Antonio Díaz

La segunda parte mantuvo el guion. Quique Sánchez Flores, ausente en Mestalla por un virus intestinal, trasmitió sus órdenes desde el salón de casa, y el Espanyol nunca le volvió la cara al parido. Los pericos han sido uno de los mejores equipos que han pasado por Mestalla esta temporada. Muy parecido al Celta de Unzué. Nunca especularon con el resultado y siempre fueron de cara a por los tres puntos.

Más noticias del Valencia CF

El Valencia, pese al agobio que generó el empuje blanquiazul, no se sintió incómodo en un escenario que le permitió armar el contragolpe con cierta soltura. No hay mejor arma de destrucción masiva que la aceleración de Guedes, que poco a poco recupera su mejor versión. Las dos bandas del Valencia son modelos diferentes en la ejecución. El luso es un motor de explosión. Desbocado en ocasiones por un exceso de juventud que a veces le confunde para elegir la mejor opción.

Soler, en cambio, es un trabajador más sordo en unos terrenos a los que no se termina de ceñir. La sobresaliente calidad del canterano siempre convierte su examen en un notable alto. El paso del tiempo hará justicia con la labor de Soler, que ha sacrificado la vistosidad por el bien colectivo. Como augura Fernando Gómez, el chico está para marcar una época si su voluntad es permanecer en Mestalla.

El triunfo es un paso más en la escalada de este final de temporada. El objetivo de la Champions lleva en volandas a un equipo que no ha tocado todavía su techo.

Fotos

Vídeos