https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Cheryshev resiste y Neto busca el milagro

Cheryshev, ayer. / monzó
Cheryshev, ayer. / monzó

El ruso recibe una patada en el tobillo de Granero que el árbitro ni pitó y no puede ser sustituido al haber agotado el Valencia los tres cambios

C. V.

Esta vez a Marcelino no le funcionaron los cambios. Entró Kondogbia, luego Guedes y al final Santi Mina. Ninguno de los tres aportó lo que le hacía falta al equipo porque el marcador no se movió. El problema para el técnico es que, apenas unos instantes después de que Santi Mina entrara para sustituir a Ferran, a Cheryshev le dio un patadón Granero que casi le envía al hospital. Lo peor del caso es que el árbitro no se sabe muy bien en qué estaría pensando porque no sólo no castigó con amarilla la dura entrada del centrocampista del Espanyol sino que ni tan siquiera señaló la falta.

El ruso quedó tendido en el suelo, trató de seguir pero luego no le quedó otro remedio que retirarse a la banda para ser atendido. Sin posibilidad alguna de que entrara ya otro compañero, Cheryshev aguantó como pudo, dejándose ver en defensa y pisando área rival por si acaso. «Fue una patada en la frontal del área que no fue ni falta. Esperaremos a su evolución, en principio sufre un golpe en el tobillo izquierdo en la zona exterior», dijo Marcelino. El futbolista será observado hoy por los médicos para ver si la cosa es más grave de lo que parece.

Al Valencia no le sobran efectivos. Neto, por ejemplo, jugó ayer tocado. Menos mal que el Espanyol sólo le inquietó una vez. Al final, en el último córner, subió a rematar en busca del milagro.