https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El cambio silencioso de Celades

Albert Celades da indicaciones a los jugadores ante la seriedad de Frank Lampard. / DANIEL LEAL-OLIVAS/AFP
Albert Celades da indicaciones a los jugadores ante la seriedad de Frank Lampard. / DANIEL LEAL-OLIVAS/AFP

El catalán da flexibilidad al 4-4-2 y dibuja un tridente ofensivo en los ataques | El nuevo entrenador juega con la polivalencia de Rodrigo, prescinde de Guedes y deja a los canteranos del Valencia en el banquillo

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLEValencia

Si en el Camp Nou pasó completamente inadvertida la presencia de Albert Celades, anoche sí se empezó a notar la mano del nuevo entrenador del Valencia. Tuvo personalidad para sentar a un Gonçalo Guedes que tampoco terminó el partido contra el Barcelona. Y también empezó a dar una vuelta de tuerca a un sistema que, con Marcelino García Toral, era prácticamente inamovible. El 4-4-2 evolucionó, convirtiéndose en 4-3-3 cuando el conjunto blanquinegro preparaba sus ofensivas. Los movimientos de Rodrigo Moreno fueron la clave dentro de este engranaje.

En la banda sí se aprecia un giro radical ajeno a los aspectos deportivos. Y es que hay un abismo entre el temperamento de Marcelino y el de Celades. El entrenador asturiano se desgañitaba en más de una ocasión frente al banquillo y ha protagonizado celebraciones memorables. El carácter del nuevo técnico es muy diferente. Su tono pausado fuera del césped también se refleja en los partidos. Ayer, en Stamford Bridge, el catalán pasó gran parte del encuentro de pie, concentrado en las acciones de sus futbolistas. Sin embargo, les dio escasas indicaciones y apenas gesticuló. Menos expresivo que su antecesor.

Cuando volvía a su asiento, Celades intercambiaba opiniones con su mano derecha, Óscar Álvarez, y el preparador de porteros, José Manuel Ochotorena. Es una persona discreta y reservada. Avisó de que no ha aterrizado en el Valencia para romper con el trabajo realizado por Marcelino durante las dos últimas temporadas, aunque ya ha empezado a enseñar su propio camino. Anoche, en un escenario como el de la Champions, puso su primera firma.

El exfutbolista del Barcelona y el Madrid ha heredado un 4-4-2 que para Marcelino resultaba prácticamente innegociable. Celades mantuvo este esquema el pasado sábado en el Camp Nou, ya que sólo había podido dirigir tres entrenamientos. Ayer, sin embargo, comenzó a introducir su dibujo preferido, ese 4-3-3 que solía emplear cuando entrenaba a las categorías inferiores de la selección española.

Ante el Chelsea, el Valencia defendía aplicando un 4-4-2, pero cuando recuperaba el balón y miraba a la portería rival, el sistema se mutaba en un 4-3-3. Coquelin abandonaba el extremo derecho para irse hacia dentro, mientras que Rodrigo caía a la banda derecha. El hispano-brasileño resultó determinante con su polivalencia. Pero ni su gol sirvió para que Celades se mostrara más expresivo. El técnico ni se inmutó. Estaba sentado hablando y continuó con la conversación.

No apareció Guedes, quien se quedó sin minutos. Pese a los mensajes llegados desde Singapur, tampoco tuvieron protagonismo las promesas: Ferran y Kang In. El surcoreano entró enel tiempo añadido.

LAS FRASES Albert Celades, entrenador del Valencia

«Esto es un refuerzo para todos. Sabemos las charlas que tenemos y los chicos nos han apoyado». «No es fácil cambiar el chip de un día para otro, pero internamente las cosas se van normalizando»