El viejo mercado del Grao ya es historia en Valencia

Estructura del viejo mercado del Grao, pendiente de retirada. / damián torres
Estructura del viejo mercado del Grao, pendiente de retirada. / damián torres

Las obras completan el desmontaje de la cubierta del recinto del Grao por la reforma | La rehabilitación mantendrá los pilares y el resto de la estructura, mientras que se ha derribado un muro para abrirlo al barrio

P. M.VALENCIA.

El próximo diciembre habrá otro mercado municipal en el Grao, con la esencia del antiguo pero con otro aspecto. Los dos millones de euros de inversión servirán para transformar una zona comercial en declive y prácticamente vacía los últimos lustros en uno de los polos de atracción del barrio.

Eso es lo que espera el concejal de Mercados, Carlos Galiana, quien ayer destacó el derribo de un muro postizo al inmueble original como una de las claves para entender el cambio. Las obras han terminado ya el desmontaje de las cubiertas, que en parte se recuperarán (las que tenían teja), mientras que una metálica situada en el centro ya no se repondrá con el proyecto realizado por el arquitecto José María Tomás.

Este autor, responsable asimismo de la futura reforma de la plaza de la Reina, destacó precisamente la luminosidad del conjunto y la sensación de apertura. «Los vecinos descubrirán una nueva plaza», afirmó sobre el aspecto final del mercado. Las obras marchan con los plazos adecuados, señalaron tanto Galiana como Tomás. «Han estado desmontando uralita y por eso parece que han ido más lentos», dijo el segundo. En la explanada se guardan en palés las tejas que se han podido recuperar para reponerlas.

El arquitecto Tomás destaca que los vecinos «descubrirán una nueva plaza» tras la intervención

Enclavado en la calle Cristo del Grao, la presencia del muro hacía que muchos viandantes no supieran incluso que al otro lado había un mercado municipal. «Ahora todo eso cambiará», reiteró el arquitecto. El concejal de Mercados añade que estuvieron incluso contemplando la posibilidad de diseñar los puestos abiertos, pero que lo impidió la normativa de higiene de los alimentos. «El hecho de que todo esté acristalado mejorará mucho», dice.

De cara a la apertura a finales de este año, la delegación prepara dos tipos de normativa. La primera será ordenar los requisitos que deberán cumplir las asociaciones para poder utilizar las salas polivalentes del nuevo recinto. La segunda afectará a los puestos de venta que volverán a colocarse en su emplazamiento, donde se quiere consensuar con los comerciantes hasta el diseño de la tipografía de los letreros de las paradas. «Serán el modelo de lo que haremos después para el resto de los mercados municipales», avanza.

El recinto estará separado en dos lugares diferenciados, los puestos de venta y las salas citadas. La empresa adjudicataria de las obras trabaja ahora en el decapado de los pilares de hierro que sostienen la cubierta. «Había varios colores y se quiere llegar al original», afirma el edil Galiana, quien subraya el uso polivalente que tendrá las salas.

La rehabilitación del mercado del Grao se atascó en mandatos anteriores debido a que la primera opción fue construir un aparcamiento subterráneo. Descartada esa opción, el esfuerzo se centro en una iniciativa similar al mercado de San Miguel en Madrid, con paradas que sirven degustaciones. Finalmente, se mantendrán los puestos de venta tradicionales, junto a otras salas.