Los vecinos exigen el cese de actividad de Convent Carmen por falta de licencia

La empresa pide una ampliación de plazo para realizar las obras y el estudio acústico reclamados en una inspección municipal

P. M.VALENCIA.

La empresa gestora de Convent Carmen, un recinto cultural y hostelero en el antiguo convento de San José, pedirá una ampliación de plazo al ayuntamiento para subsanar una serie de deficiencias detectadas por una inspección y aspirar así a conseguir la licencia de actividad.

El negocio funciona con una declaración responsable, comentó Santiago Máñez, uno de los propietarios de la empresa. El consistorio ha enviado un requerimiento donde da un mes de plazo para que se subsanen aspectos como un nuevo estudio acústico, la iluminación de unos baños o la adaptación del vestíbulo de la antigua iglesia, aseguró, debido a que las puertas abren hacia adentro, por lo que chocan con las normas de evacuación por una emergencia.

La medida no incluye la paralización de la actividad, precisó, citando como ejemplo que ninguna deficiencia está relacionada con la seguridad del público. La iglesia tiene un aforo para 464 personas, mientras que el jardín interior acondicionado como sala de conciertos y restauración alcanza las 940 plazas.

Por el contrario, la asociación Amics del Carme solicita al ayuntamiento el cese inmediato de la actividad del local como paso previo a «la demanda por inactividad en el cumplimiento de las ordenanzas municipales», indicaron fuentes de la entidad.

Las razones en que se fundamenta la petición de cese son «singularmente graves, como no haber protegido el valor patrimonial del antiguo convento de San José, y no haber evitado las obras que han transformado el jardín en un restaurante al aire libre».

También que no se haya «aplicado la normativa sobre contaminación acústica que prohíbe nuevos locales y no proteger la salud y el derecho al descanso de los vecinos». La entidad cita que se ha saltado el «procedimiento administrativo a la torera y ocultar durante más de ocho meses el expediente de aprobación en trámite a los legítimamente interesados».

«El pasado 5 de septiembre, el ayuntamiento nos notificó el requerimiento efectuado a los propietarios de Convent Carmen, que constituye, en sí mismo, un monumento al despropósito», aseguraron las mismas fuentes, al anunciar también un recurso.