Ribó anuncia de golpe la compra de 200 autobuses a tres meses de las elecciones

El alcalde pedirá un préstamo de 74 millones para adquirir más vehículos que los incorporados a lo largo de todo su mandato

ÁLEX SERRANOValencia

Tras comprar 176 autobuses en todo su mandato, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, anunció este lunes de golpe y a tres meses de las elecciones municipales la adquisición por parte de la Empresa Municipal de Transporte(EMT) de 200 nuevos vehículos que rejuvenecerán en casi cuatro años la edad media la flota de los cerca de 500 autobuses de que dispone la empresa. Lo hará a través de una crédito por valor de 74 millones de euros. El préstamo, cuyo 50% viene del Banco Europeo de Inversiones y, por tanto, es a tipo de interés cero, lo solicitará la empresa y lo devolverá en quince años.

En la práctica, este anuncio supone dos cuestiones importantes. La primera es que condiciona al futuro gobierno que salga de las urnas el 26 de mayo, tanto si es una reedición del tripartito como una alianza de otros partidos. Y la segunda, que esos 74 millones son una cantidad muy elevada: más que la aportación anual del Consistorio en la EMT y casi la mitad de todas las inversiones del Ayuntamiento en su presupuesto anual de este año.

Este dinero irá destinado a comprar 200 autobuses en los próximos cuatro años para renovar la flota, «bajar la edad media de los vehículos, de los 13,8 a los 8,5 años, y reducir las emisiones de gases contaminantes en un 1.200%», tal como explicó ayer Ribó. En las próximas semanas, además, entrarán en funcionamiento 36 nuevos autobuses articulados que cubrirán los desplazamientos de las líneas 19 y 99. Además, habrá otros 12 que entrarán a la flota en próximas semanas «gracias al remanente de tesorería conseguido este año», comentó ayer el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi.

Ribó resaltó, además, que la deuda de la empresa pública se ha reducido en un 28% entre 2015 y 2019. Además, añadió, «tenemos que destacar que, por primera vez en años, y después de una inyección de 6 millones de euros, el patrimonio neto de EMT será positivo». «Estas cifras son una muestra de la buena gestión de la EMT y de la implicación de este Ayuntamiento por el transporte público», dijo el alcalde. El primer edil puso en valor que con esta compra la flota municipal dejará de emitir a la atmósfera cuatro millones de kilos de dióxido de carbono en cuatro años y también destacó que entre 2011 y 2015, el PP compró apenas dos autobuses.

Por su parte, Grezzi, también presidente de la EMT, destacó que este préstamo permitirá que los trabajadores de la empresa «desarrollen mejor su trabajo, con, la apertura del nuevo aparcamiento de Zafranar para poner los nuevos vehículos, y la ejecución otras inversiones para mejorar los sistemas de información». «Pero, sobre todo, lo más importante es la compra de autobuses para continuar la renovación de la flota después de años de falta de inversión por parte del anterior equipo de gobierno», señaló el edil.

200 híbridos para la EMT

Renovación.
El crédito permitirá renovar casi la mitad de la flota con 200 nuevos vehículos que se adquirirán en los próximos cuatro años.
Condiciones.
El crédito de 74 millones de euros será cofinanciado con el Banco Europeo de Inversiones, que no aplica interés a la mitad del préstamo. Se devolverá en quince años.
Deuda.
Este ha sido el primer año en que la EMT ha cerrado su presupuesto con resultado positivo y el Consistorio ha salido este año del plan de ajuste.
Emisiones.
Las emisiones de gases de efecto invernadero que emite la flota de la EMT se reducirán en un 28% con los nuevos autobuses híbridos.

El gerente de la empresa, Josep Enric García Alemany, adelantó que con parte del dinero del crédito (66,8 millones de euros son para los autobuses), se construirán marquesinas en la zona de aparcamiento de autobuses de las cocheras de San Isidro, que protegerán los vehículos y permitirán la ampliación de la estación fotovoltaica del centro hasta los 400 kilovatios de potencia y en los talleres, operar con energía renovable. El gasto en esta cuestión será de 4,4 millones de euros. Los otros 2,9 millones serán para la nueva base de Zafranar y la eliminación de los fosos donde trabajan los mecánicos, «que operarán en altura, que es mucho más seguro», explicó. Lo cierto es que se trata de una vieja reivindicación del sector de talleres de la plantilla, que ha protestado en varias ocasiones, aunque de puertas para dentro, por la situación de los fosos donde trabajan bajo los autobuses averiados en el día a día.

Tráfico

EMT