Ribó permite cortes de tráfico a las magas republicanas que denegó a los vicentinos

Ribó, en la última cabalgata con las tres magas y la concejala Pilar Soriano. / j. j. monzó
Ribó, en la última cabalgata con las tres magas y la concejala Pilar Soriano. / j. j. monzó

El pasacalles de mañana obligará a desviar once líneas de la EMT el último día de rebajas y necesitará 20 policías

PACO MORENO

El gobierno municipal encabezado por el alcalde Joan Ribó denegó el permiso para una peregrinación vicentina el pasado 21 de octubre que discurría por la calle de la Paz, la misma que mañana acogerá la cuarta edición de la cabalgata de las magas republicanas, un pasacalle organizado por la Sociedad Coral El Micalet y que ha recibido todas las autorizaciones necesarias, pese a afectar al último domingo de las rebajas y obligar al desvío de once líneas de la EMT.

Así lo denunció ayer el portavoz del grupo popular, Eusebio Monzó, quien habló de «trato de favor» por parte del gobierno tripartito a los organizadores de la cabalgata de las Magas de Enero, en detrimento de la Junta Central Vicentina, que solicitó una serie de restricciones al tráfico para una peregrinación desde Paterna a la casa natalicia de San Vicente Ferrer.

LOS DATOS

10 K
Mañana a las nueve de la mañana se celebra una carrera popular por las dos marginales del viejo cauce, lo que agravará los problemas de tráfico en la zona.
Cortes
La cabalgata de las Magas obligará a colocar vallas en la plaza de Tetuán para desviar la circulación hacia la calle Colón.
Dispositivo
El pasacalle requerirá un operativo de 20 agentes y diez coches patrulla repartidos por todo el recorrido en el centro.
Actividades
El pasacalles dura varias horas pese al escaso número de participantes, dado que los grupos se separan en las calles.
Origen
La cabalgata del solsticio de verano tiene su origen en la Guerra Civil, cuando en la primera se realizó una loa a la Unión Soviética y los valores comunistas.

En esta resolución, a la que tuvo acceso LAS PROVINCIAS, se pedía ocupar la vía pública desde las nueve de la mañana hasta las cuatro de la tarde, con un itinerario que iba por las calles Mar, General Tovar, Paz y una parte de la plaza de la Reina. La respuesta fue que estas dos últimas «pertenecen a la red viaria básica de movilidad, que garantiza unos viales rápidos para emergencias y afectan al servicio de la EMT».

La cabalgata de las magas ocupará las calles desde las once de la mañana hasta las tres de la tarde. Saldrá del Parterre y seguirá por las calles Paz, San Vicente Mártir y plaza del Ayuntamiento. En este caso sí se cuenta con informes favorables de los servicios de Movilidad, Contaminación Acústica y Policía Local. El segundo es necesario porque en la solicitud se habla de «batucadas, dolçainers y tabaleters», así como grupos de danza y más actividades.

«Ribó ha autorizado el recorrido de la cabalgata por la calle de la Paz sin poner ningún impedimento», destacó Monzó, quien afirmó que los argumentos del tripartito para impedir que se celebrase la peregrinación en honor al patrón de la Comunitat Valenciana, no se reflejan de ninguna manera en el «permiso a la entidad catalanista que organiza la cabalgata de mañana en la que participa como maga la concejala de Compromís Pilar Soriano, y en la que en los años anteriores el alcalde ha realizado un discurso político desde el balcón del Ayuntamiento».

Monzó señaló que los organizadores de la cabalgata, «una entidad cultural de carácter privado que no ha ocultado su afinidad con el separatismo catalán, tienen también un trato preferencial para usar el balcón del Ayuntamiento como colofón a su performance con un discurso de Ribó, un privilegio que no se le da a otras entidades con más tradición histórica en la ciudad».

Cortes de tráfico cabalgata magas 2019

Por este motivo, el portavoz popular volvió a exigir al alcalde que cumpla «el acuerdo del pleno del Ayuntamiento del mes de abril de 2016 que le obligaba a redactar un reglamento para regular el uso del balcón y la colocación banderas y pancartas en edificios municipales».

Esta iniciativa tenía como objetivo «evitar un uso indiscriminado e indebido de los edificios municipales» como sucedió cuando con motivo también de la celebración de Valencia como capital de la República, cuando «se colocó una pancarta en la que se exhibían símbolos y banderas que no son constitucionales o que se utilizara el balcón para lanzar soflamas políticas como ha hecho en otras ocasiones el alcalde al final de la cabalgata de las Magas».

Por último, denunció que la justificación de la subvención de 25.000 euros de la pasada edición que recibieron los organizadores se justificó fuera del plazo que marca la ley.