Así será el nuevo rastro de Valencia en la avenida de los Naranjos

El plano de la zona donde se ubicacará el rastro. /LP
El plano de la zona donde se ubicacará el rastro. / LP

El emplazamiento se ubicará en el barrio de Beteró, contará con un espacio delimitado para las 517 paradas e incluirá una zona para perros y parques infantiles

Isabel Domingo
ISABEL DOMINGOValencia

El rastro dominical se muda. No lo hará de forma inmediata pero la previsión que maneja el Ayuntamiento es que en 2019 tenga nueva ubicación tras su paso por las Alameditas de Serranos, la plaza Nápoles y Sicilia y, actualmente, entre las avenidas Aragón y Suecia, junto al estadio de Mestalla.

Será en un solar de propiedad municipal situado en la confluencia de la avenida de los Naranjos y la calle Luis Peixó, que actualmente se encuentra vacío y pendiente de urbanizar. Así lo explicó ayer el concejal de Comercio, Carlos Galiana, que avanzó los detalles de esta actuación que «está pendiente de la modificación de crédito» para pasar a licitación.

Las obras en el solar de 12.000 metros cuadrados tendrán un presupuesto base de licitación de 1,5 millones de euros, lo que supone «la segunda mayor inversión en el comercio de la zona, tras el mercado del Grao», apuntó Galiana. La previsión es que los trabajos se desarrollen durante diez meses y estén concluidos en 2019.

La intervención no sólo permitirá trasladar los puestos del rastro sino que se convertirá en nueva zona verde para el barrio de Beteró. Así, habrá espacio para las 517 paradas de los vendedores, que estarán delimitadas en el suelo con pinturas, como en el resto de mercadillos; y también una zona de socialización de perros, bancos (unos 67, detalló el edil), máquinas cardiosaludables y parques infantiles.

Una de las principales características será que el espacio estará vallado y se cerrará por la noche, respondiendo así a una petición de la asociación de vecinos de Beteró. «Se controlarán los accesos y se mantendrá un punto de entrada para los vehículos de los vendedores y de la Policía Local», comentó el responsable de Comercio, que recordó que hay otras concejalías implicadas como Parques y Jardines, Gobierno Interior o Deportes.

El espacio, además, podrá tener otros usos, ya que los vendedores del rastro sólo lo utilizarán los domingos y los días festivos. «Será algo que abordaremos con los vecinos conforme vaya avanzando el proyecto», comentó el edil.

Para Carlos Galiana, el traslado del rastro dominical «supondrá un impulso al pequeño comercio, la regeneración de la actividad comercial y dotar de espacio verde al barrio de Beteró».

Más sobre el rastro de Valencia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos