PSPV y Compromís dejan en el cajón el nuevo reglamento de juntas de distrito de València en Comú

La portavoz de València en Comú, María Oliver./Irene Marsilla
La portavoz de València en Comú, María Oliver. / Irene Marsilla

La formación morada apunta a que sus socios del tripartito «no quieren control político de los vecinos»

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

Se abre lo que parece una nueva grieta en el casco de la Nau. València en Comú acaba de denunciar que Compromís y PSPV, socios de gobierno en el tripartito del Ayuntamiento de Valencia, ha dejado en el cajón por segunda Junta de Gobierno consecutiva el nuevo reglamento de juntas de distrito que presentó la formación que dirige María Oliver el pasado mes de diciembre.

Según han explicado tanto Oliver como Neus Fábregas, concejala de Descentralización, sus socios «no quieren control vecinal de la función política». Cabe recordar que el texto crea la figura de las vocalías ciudadanas, compuestas por asociaciones de vecinos, ampas y entidades culturales, deportivas o comisiones falleras. En cualquier caso, las decisiones tomadas en las juntas habrían de pasar igualmente al pleno municipal, como ocurrió con la resolución de Pobles del Nord de recuperar los bous al carrer que quedó en nada al rechazarla el tripartito en el Hemiciclo.

«Hemos estado negociando con ellos siete u ocho meses y no entendemos la resistencia a aprobar el reglamento», ha señalado Fábregas. Oliver, por su parte, he hecho hincapié en que el nuevo texto «puede entrar en funcionamiento mañana mismo: no necesitamos ni más presupuesto ni más personal». Tal como ha podido saber este diario, faltan dos informes municipales, lo que ha llevado a PSPV y Compromís a retirar el punto ocho del orden del día extraordinario de la junta de gobierno, donde iba el reglamento, por segunda reunión consecutiva: la primera fue el 28 de diciembre.

València en Comú cree, por su parte, que el punto 22 del Pacto de la Nau hace referencia explícita al reglamento, al señalar: «Redefinición de las Juntas de Distrito: para promover la participación directa de los vecinos y vecinas y convertirlas en asambleas ciudadanas con capacidad de control y ejecución de políticas, con especial énfasis en las pedanías y zonas actualmente más alejadas».

Duras críticas del PSPV

La teniente de alcalde y portavoz del grupo municipal socialista, Sandra Gómez, ha salido al paso de la rueda de prensa de Oliver y Fábregas al asegurar que no comparten la idea de Podemos de «sustituir el movimiento vecinal por los círculos». La también candidata a la alcaldía ha señalado que el presupuesto «debe responder a los problemas reales de los ciudadanos», lo que entronca con la opinión que tienen en València en Comú de que las reservas de PSPV y Compromís tienen que ver, sobre todo, con el presupuesto. «La voz que representa la voluntad de nuestros barrios recae en el movimiento asociativo que representan las asociaciones vecinales, que llevan más de 40 años trabajando por mejorar nuestros barrios y que merecen todo nuestro respeto. Han de ser ellos quienes representen esa voz», ha explicado Gómez, que señala que van a defender esta idea «hasta el final».

«Es un momento muy importante y trascendente para la izquierda. No es la hora de perdernos en debates intrascendentes. Tenemos que juntar todas las voces progresistas de cara a parar a la derecha que se ha aliado con la ultraderecha para recortar nuestras libertades. Tenemos que estar en la política de lo verdaderamente importante», ha terminado la concejala socialista.

--

 

Fotos

Vídeos