Los policías alertan de que la venta ilegal se agravará en Navidad

Un vendedor ofrece sus productos de forma ilegal en el centro, ayer por la tarde. / irene marsilla
Un vendedor ofrece sus productos de forma ilegal en el centro, ayer por la tarde. / irene marsilla

Sindicatos de la Policía Local insisten en la falta de personal para atender las zonas con más manteros con eventos como la feria o Expojove

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

El centro de Valencia se llenará hoy a buen seguro de miles de vecinos que se acercarán a los centros comerciales del entorno de la plaza del Ayuntamiento y a calles como Colón para hacer las primeras compras navideñas. Se encontrarán con determinadas vías, como Ribera, Convento de Santa Clara (ayer se pudo ver), Don Juan de Austria o incluso plazas como la de la Reina y Lope de Vega tomadas por cientos de manteros, vendedores ilegales a los que el Consistorio se ve incapaz de expulsar de los enclaves de la ciudad con más afluencia de compradores.

Las claves de esta inoperancia municipal las dan los sindicatos policiales, que trabajan codo con codo con los agentes de la Primera Unidad de Distrito que patrullan el centro de la ciudad. Este diario ha intentado ponerse en contacto con la concejala de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, pero ha sido imposible, y ayer desde el grupo municipal socialista que gestiona el departamento de Policía Local se negaron a hacer cualquier tipo de declaración. Ante este silencio, que hay que interpretar desde los recientes enfrentamientos de los concejales del equipo de Gobierno con los agentes, son los sindicatos policiales quienes claman en el desierto y alertan: en Navidad, la situación en el centro empeorará antes de mejorar.

Fuentes sindicales consultadas ayer por este diario apuntaban a la falta de personal como principal motivo de la inacción que detectan los comerciantes legales con respecto a los manteros en Ciutat Vella. «Se hará un despliegue específico como todos los años, pero con los que somos llegará para poco», lamentaban en uno de los sindicatos mayoritarios. «No se podrán cubrir bien las zonas donde está previsto, porque se junta con otros eventos en la ciudad como la Feria de Navidad o Expojove», explicaron ayer. Además, apuntaron que si el viernes 14 se aprueba la jubilación de los agentes, «muchos compañeros se van a pedir las horas atrasadas», lo que podría agravar los problemas de personal en el Cuerpo municipal de seguridad.

«Con la feria y Expojove, no llegamos a todo lo que tenemos que llegar», dicen los trabajadores

Esta situación de desamparo que denuncian los comerciantes se puede trazar hasta un determinado día en cuestión: aquel en el que la concejalía de Protección Ciudadana aprobó una ambiciosa reforma de la Policía Local que, entre otras cosas, creaba nuevas unidades a costa, evidentemente, de suprimir otras. Así, en verano de 2017, el Ayuntamiento dio luz verde a la nueva Unidad de Convivencia y Seguridad (UCOS), pero lo hizo desmantelando los GOES, que se encargaban, entre otras cuestiones, de patrullar por las zonas comerciales y los mercadillos y atajar, en parte, la venta ilegal. La reducción de la plantilla de la Policía de Barrio, que ha perdido 45 agentes desde 2015, también afecta al día a día en el centro, así como el hecho de que uno de cada cuatro agentes no trabaje en la calle, tal como señalan los datos operativos del Cuerpo municipal.

Otros sindicatos apuntan que la gestión de los manteros es un tema complejo, en el que se aúnan «muchas sensibilidades». Un experimentado agente de la Primera, que prefiere no dar su nombre, señala que en el Consistorio hay «antiguos activistas» que están a favor de los manteros, en ocasiones inmigrantes sin muchas más opciones de ganarse la vida que no sea vendiendo productos falsificados en la calle, lo que «complica» las actuaciones de la Policía Local. Cabe recordar, en este sentido, que en octubre una resolución del Consejo Local de Inmigración firmada por el tripartito (el PSPV se abstuvo de la votación) soliviantó al Cuerpo municipal. El texto pedía una investigación sobre la actuación de los agentes tras actuar contra manteros en las calles peatonales del barrio de Sant Francesc. El texto dividió al tripartito, con el PSPV a favor de la Policía Local y València en Comú, que ostenta la concejalía de Migraciones, abogando por una investigación. Tras un elocuente silencio de días, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, aprovechó el Día de la Policía Local para apoyar explícitamente a los agentes.

 

Fotos

Vídeos