El plan del Cabanyal incluye el hotel de 15 plantas y limita los pisos turísticos

Mapa del plan del Cabanyal. /LP
Mapa del plan del Cabanyal. / LP

Blasco Ibáñez acabará en un gran jardín y el Consistorio promoverá cinco aparcamientos en altura para compensar la mayor peatonalización

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

A falta de cuatro meses para el final del mandato, el gobierno municipal presentó este jueves el documento definitivo del plan urbanístico del Cabanyal, que será expuesto al público durante 45 días cuando sea aprobado en el pleno. El hotel de 15 plantas previsto en la parte de la calle Doctor Marcos Sopena se mantiene pese a las reticencias de València en Comú, por lo que no debe descartarse una votación contraria de la marca de Podemos en el Consistorio. Además, el barrio se divide en tres zonas para limitar los apartamentos turísticos, que llegarán como mucho al 40% de los pisos junto a la Marina.

Se trata de los elementos más singulares, aunque el plan incluye un total de cinco unidades de ejecución repartidas por todo el Cabanyal y el Canyamelar. Suman 1.042 viviendas, que serán todas de protección oficial salvo las 274 previstas en los alrededores del hotel, en la parcela que se extiende por Eugenia Viñes. También se incluyen en la cifra global 288 alojamientos dotacionales, pisos de alquiler calificados de esa manera porque sólo podrán aspirar a ellos los menores de 35 años y los mayores de 65 años.

La mayor parte de las unidades de ejecución serán de gestión pública, salvo posiblemente una situada junto a la avenida de los Naranjos. El concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, dijo durante la presentación que la avenida Blasco Ibáñez acabará en un jardín de unos 2.000 metros cuadrados y que rodeará la estación de Renfe. Con estas cifras, el aumento de población previsto será de 2.310 residentes, es decir, un 8% sobre los 26.700 habitantes actuales.

Las 168 viviendas de Bloque Portuarios serán demolidas para construir en su lugar dos edificios perpendiculares al mar con un total de 120 pisos. Los propietarios serán realojados en una promoción en la avenida Mediterráneo, mientras que los otros inmuebles serán de la Administración para dar en alquiler.

Figuración virtual de los nuevos edificios y jardines.
Figuración virtual de los nuevos edificios y jardines. / LP

Sarrià destacó la recuperación de las calles transversales, de tal manera que la calle Doctor Lluch «deje de ser una barrera». las dotaciones públicas se conseguirán con los aprovechamientos de las promociones privadas, que se estiman en unos doce millones de euros, mientras que la construcción de aparcamientos en altura (cinco en total), es otra de las iniciativas previstas, en este caso en edificios combinados de uso terciario, como puede ser un supermercado.

Plan del Cabanyal

Superficie
El ámbito no cambia y alcanza los 1,46 millones de metros cuadrados de solares.
Recuperar el mar
El plan aumenta la importancia de las calles transversales para evitar el efecto barrera con las playas.
Población
En las calles afectadas viven en la actualidad 26.700 vecinos y se quiere llegar a 29.000.
Reparto
El 60% de las viviendas serán de protección oficial y el resto libres. habrá también 288 alojamientos dotacionales.
Aparcamientos
Los cinco previstos en altura sumarán mil plazas para residentes del barrio.
Dotaciones
Las cinco unidades se han diseñado para conseguir equipamientos sin tener que recurrir a expropiaciones de solares.

En cuanto a los apartamentos turísticos, se limitará el número en tres zonas. Desde la calle Doctor Lluch hacia el oeste habrá un tope de un 10% por manzana, mientras que hacia el este (el mar), será de un 30%. En la unidad de actuación de Eugenia Viñes será de un 40%.

En todo caso, matizó Sarrià, deberán respetar lo establecido por el Plan General, es decir, que deberán ocupar la planta completa y siempre por debajo de las viviendas donde residan vecinos. El edil explicó que las características del barrio, con casas bajas e independientes, ha obligado a una regulación de este tipo.

El régimen de alturas se mantiene en tres, planta baja y dos alturas, para el conjunto histórico protegido salvo en algunas zonas de ensanche. Los edificios de más alturas quedarán fuera de ordenación, pero con medidas transitorias que no obliguen a su demolición.

El documento prevé la construcción de un millar de viviendas en cinco zonas del barrio

El plan sustituye el fijado para la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez, que acabará en un gran jardín. El concejal del grupo popular, Alfonso Novo, aseguró sobre los años discurridos de mandato que «se confirman nuestros pronósticos de que la suspensión del anterior plan no era la solución». El portavoz de Ciudadanos Fernando Giner anunció el voto favorable, aunque matizó que «ni a nivel social ni urbanístico las acciones para mejorar la convivencia en el barrio han tenido éxito ni se están cumpliendo en plazos».

Los arquitectos piden cambios en el paseo marítimo y más arbolado

valencia La transformación del paseo marítimo es una de las ideas que se propone en el plan, aunque queda fuera de las competencias del Ayuntamiento y dentro de la Demarcación de Costas. Así lo indicaron los arquitectos redactores, Luis Casado y Gerardo Roger, al destacar que el proyecto de Miguel Colomina ejecutado en los años 80 y primeros 90 necesita una profunda revisión en todos los aspectos.

«Colomina fue el mejor profesor que tuve», destacó Casado, para señalar que se trata de un diseño que debe ser revisado para incluir más zonas lúdicas, un aspecto más moderno y, sobre todo, mejorar la conexión entre el paseo y la playa eliminando el murete actual. «Los materiales son también deficientes y eso se empieza a notar», precisó.

Habló de ejemplos como la playa de Gandia, donde hay palmeras en la arena. «La solución debe ser dunar, no un muro», precisó. El documento incluye una serie de recomendaciones en la parte propositiva, pero que no se ejecutarán salvo que el Ministerio de Transición Ecológica se implique en la iniciativa. Arbolado, juegos infantiles y zonas de descanso para los viandantes en un nuevo itinerario que no distingue en ocasiones la zona peatonal de las propias playas de la Malvarrosa y el Cabanyal.

Más sobre el plan del Cabanyal