Los pisos turísticos superan a los hoteles en Valencia

Visitantes y vecinos de Valencia cargados con maletas. /Manuel Molines
Visitantes y vecinos de Valencia cargados con maletas. / Manuel Molines

La oferta de alojamiento en apartamentos de alquiler de corta estancia ya casi dobla a la hotelera | Vecinos de Valencia y empresarios exigen más inspecciones a los dueños que ofrecen ilegalmente sus viviendas

Lola Soriano
LOLA SORIANO

Los apartamentos turísticos están ganando terreno a los hoteles de Valencia a marchas forzadas. Esos días que el cap i casal es un trajín de gente con maletas de ida y de vuelta, es fácil seguir a los recién llegados para comprobar si eligen hospedarse en un hotel o si en cambio buscan un piso de alquiler para turistas para una estancia más bien corta. Esa es la mejor encuesta a pie de calle.

El sector hotelero lo tiene claro, cada vez son más los apartamentos turísticos o viviendas de estancia corta que se anuncian en plataformas digitales. De hecho, según calculan desde la Asociación Empresarial Hotelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana (Hosbec), la oferta de plazas existente de pisos de alquiler de corta estancia ya casi duplica a los de los hoteles de la ciudad.

Según explica Nuria Montes, secretaria general de Hosbec, «actualmente la oferta hotelera de la ciudad de Valencia se limita a 16.000 plazas y pensamos que son pocas comparándolo con el tamaño de una ciudad con casi 800.000 habitantes. Sin embargo, la oferta de plazas de alojamiento en apartamentos es mayor». Indica que hay «más de 6.500 apartamentos turísticos o viviendas que se comercializan en plataformas. Si contamos una media de 4,7 personas alojadas en cada uno, la oferta es para 30.550 visitantes».

Nuria Montes | Secretaria general de Hosbec

«Hay clientes que buscan lo más barato y no respetan»
Nuria Montes explica que los clientes «que acuden a los hoteles no generan conflictos con los vecinos de los barrios». Y opina que un modelo de turismo de corta estancia que se aloja en viviendas que se utilizan como hoteles «supone un perfil de clientes que van buscando lo más barato, comparten estancias y en muchas ocasiones no se respeta el necesario silencio para garantizar la convivencia». También recuerda que hay grandes plataformas con firmas extranjeras que están comercializando estos pisos en Valencia «y que han pasado de facturar 6 millones de euros en 2015 a superar los 66 millones de euros en 2018». Por eso, exige más control de los apartamentos sin registro.

Con estas cifras en mano de 2018, Montes señala que «estamos ante un fenómeno de hotelización de la vivienda». Añade que el modelo de largas estancias, es decir, por encima de siete días sólo supone el 5% del total. Y añade que, si bien no se puede generalizar, «en muchos casos se producen conflictos porque no cumplen las normas del silencio y respeto a los vecinos, algo que no generan los turistas de los hoteles».

Desde Hosbec recuerdan que los hoteles sí generan empleo y no tiene consecuencias como la subida de precios de viviendas en el entorno.

Cabe destacar que antes de la ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad, aprobada en 2018, bastaba con registrarse en Turismo para poder impulsar un apartamento turístico, si bien muchos apartamento tampoco solicitaron este registro y las inspecciones, tal como lamentan vecinos de zonas como Ciutat Vella o Amics del Carmen, han sido casi inexistentes. Ahora se exige un certificado de compatibilidad que marca cada ayuntamiento y, en el caso de Valencia, en cumplimiento con el Plan General los apartamentos turísticos tienen que pedir el cambio de residencial a terciario y tienen que estar por encima de un comercio y por debajo de las viviendas, es decir, no puede estar arriba ni al lado de un piso de vecinos. Y el número de apartamentos en una finca no pueden superar el 50% del total de pisos.

Josep Martínez | Plataforma Russafa Descansa

«Ruzafa está pasando de ser residencial a turistificado»
Desde la plataforma Russafa Descansa afirman que el barrio «está pasando de ser residencial a turistificado». Y que «más del 50% de los pisos turísticos están por encima del primer piso y, por tanto, está claro que no cumplen el Plan General de Valencia. Hace falta más inspecciones», explica Josep Martínez. Indica que «se está generando inseguridad jurídica a los vecinos que compran su casa y ven cómo proliferan los pisos con turistas que arrastran maletas de madrugada porque llegan en vuelos de bajo coste». Afirma que es una pena «que se haya hecho un gran esfuerzo para conseguir servicios como el colegio Puerto Rico o ahora el Parque Central, y que se estén perdiendo vecinos por turistas de estancia corta».

En caso de vecinos que residen en su vivienda pero que la alquilan ocasionalmente, no pueden superar los 60 días de cesión. Además, en noviembre de 2018 el Ayuntamiento apuntó que la Policía Local ayudará a los inspectores de Turismo a realizar controles en los apartamentos que no tengan registro.

Estos anuncios han ido coincidiendo en el tiempo con distintas sentencias judiciales que van empezando a sentar jurisprudencia. A principios de mes la Generalitat consiguió una nueva sentencia a favor (ya van cuatro) contra una plataforma que comercializaba pisos sin tener número de registro. Por otro lado, en noviembre de 2018 un juzgado fallaba en contra del Ayuntamiento de Valencia por una orden de clausura de tres inmuebles de un miembro de la Asociación de Viviendas de Alquiler para Estancias Cortas en la zona de la avenida de Francia a cuentas del tipo de uso del suelo previsto en el Plan General para vivienda y no para terciario.

Estación del Norte de Valencia.
Estación del Norte de Valencia. / Manuel Molines

El sector de alojamientos afirma que el turismo es compatible con la convivencia

Mientras se acaban de perfilar las exigencias y después de que se haya establecido una moratoria a los apartamentos en Ciutat Vella, la realidad es que van surgiendo nuevos focos de atención, como en el Cabanyal, donde la asociación de vecinos y Salvem el Cabanyal ya han dado la voz de alarma para que no se descontrole el tema. De hecho, han exigido que en el Plan Especial que está ahora en alegaciones, se cambie el tope de instalación de apartamentos del 30% y 40% en primera línea de playa al 10%, como en resto del barrio, una propuesta que el PSPV se ha comprometido a revisar.

José Benavent y Eugenio Bellver | Apartval

«Los apartamentos deben de tener gestión profesional»
Aseguran que en Valencia no existe la misma situación que en Barcelona. Aseguran que el sector de los apartamentos turísticos «debe estar gestionado por profesionales» . De hecho, aseguran que apuestan por la atención telefónica a los clientes las 24 horas. «Incluso si tienen un problema o en 20 minutos no pueden entrar, de inmediato acude personal a ayudarles». También explican que insisten mucho a sus clientes sobre las normas de convivencia antes de realizar la entrada en el apartamento. Afirman que nada tienen que ver con personas no profesionales que ceden sus casas «pero que no atienden a sus clientes o simplemente no están cuando se requiere resolver un problema».

En referencia al Cabanyal, desde Apartval explican que «el plan todavía no está aprobado definitivamente y si hay cosas que se pueden mejorar o que no gustan, hay tiempo para adaptar tanto las exigencias como los tantos por ciento de cupos», indica José Benavent.

Desde la Confederación de Empresas Turísticas de la Comunitat (CET-CV), Luis Martí, expone que en su entidad hay representados hoteles y apartamentos. «El turismo es compatible con la convivencia ciudadana» y añade que «lo que empaña la convivencia son los apartamentos que están al margen de la legalidad y faltan más inspectores y más contundencia». De la misma opinión son en Apartval.

Desde la plataforma Russafa Descansa lamentan «que un barrio residencial esté saturado turísticamente», según Josep Martínez.

Más