Rescatan el cadáver de un bañista junto a la escollera del Puerto de Valencia

Bomberos, guardias y personal de salvamento, en el rescate del cuerpo. / Toni Blasco

El operativo de búsqueda se puso en marcha tras el avistamiento de un policía portuario y el cuerpo fue rescatado por el equipo de Salvamento Marítimo

TONI BLASCO / IVÁN GÓMEZValencia

Un equipo de buzos de la Guardia Civil y otro de bomberos, en colaboración con la Policía Portuaria y Salvamento Marítimo, rescataron este martes el cadáver de un turista argentino en la escollera de la Marina Norte del Puerto de Valencia. Un policía portuario fuera de servicio avistó a un hombre con un bañador rojo flotando y presenció cómo se hundía. Rápidamente avisó a dos agentes que se encontraban cerca y comenzó el operativo de búsqueda. «Nosotros estábamos aquí trabajando y hemos visto a un hombre flotando y de repente se ha sumergido», declató un trabajador que realizaba tareas de acondicionamiento de los pasamanos.

Al rescate se sumaron bomberos, Salvamento Marítimo y Cruz Roja. A las 12.48 horas, los buzos encontraron entre los bloques de hormigón el cadáver del hombre arrastrado por la corriente. Las tareas de rescate se vieron dificultadas ante la imposibilidad de que las embarcaciones pudieran acercarse al espigón.

Más de una hora tardaron en trasladar el cuerpo apenas 30 metros por encima de los bloques. y ayudados por una escalera, bomberos y guardia civiles lograron izarlo hasta la pasarela. Las primeras hipótesis apuntan a un accidente. Al parecer, varios testigos habrían visto con anterioridad a la víctima y, un resbalón en las escurridizas piedras pudo ser la causa del fatal suceso. La Guardia Civil se ha hecho cargo de las investigaciones.

La víctima, J. M. G de 58 años de edad, se encontraba pasando unos días de vacaciones en Valencia. Su esposa ha dado la voz de alarma después de que pasara cierto tiempo sin saber nada de él desde que se marchara a dar un paseo.

Barco del Salvamento Marítimo, en Valencia.
Barco del Salvamento Marítimo, en Valencia. / T. Blasco